Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 25 de junio de 2017
Publicado en Noticias Premium Viernes, 16 de junio de 2017 00:00

EEUU: La campaña electoral perpetua

Pablo Pardo (Washington) | Donald Trump llegó a la Casa Blanca prometiendo que iba a cambiar Washington. Nadie sabe muy bien qué quería decir con eso. Un empresario que ha desarrollado la mayor parte de su actividad en sectores tan hiperregulados (en España y en Estados Unidos) como el juego y la construcción no parece la persona más indicada para cambiar las reglas del juego. Pero 63 millones de estadounidenses no lo vieron así. Tras casi seis meses de mandato, Trump tiene muy poco que mostrar.

 

 

A golpe de decreto se cambia poco, sobre todo si es contra leyes. La legislación estadounidense permite que las Órdenes Ejecutivas se apliquen siempre que no vayan en contra de ninguna pieza legislativa aprobada por el Congreso y ratificada por el presidente. Y ahí es donde la agenda de Trump está completamente estancada. Hasta la fecha, el presidente no ha podido tocar, por ejemplo, la Ley Dodd-Frank de 2010, que regula Wall Street. Eso sí: ha podido suspender la aplicación de algunos de sus apartados que iba a ser puestos en práctica en 2017 como, por ejemplo, la obligación a los asesores financieros a que actúen siempre en beneficio de sus clientes (en EEUU, legalmente, un gestor puede operar en beneficio de su empresa siempre que esto no entre en conflicto con los intereses del cliente).

 

Pero, al margen de eso, poco ha podido hacer. Eso ha quedado de manifiesto sobre todo en la agenda económica. La destrucción de Obamacare ha sido aprobada por la Cámara de Representantes. Pero en el Senado lo tiene más difícil, porque es necesaria una mayoría cualificada de 60 escaños – de un total de 100 – para llevar a cabo la contrarreforma que dejará sin asistencia médica a decenas de millones de estadounidenses, según las estimaciones de la propia Oficina Presupuestaria del Congreso. Algo parecido pasa con la derogación de la Dodd-Frank, aunque, en este caso, ni siquiera la Cámara la ha aprobado al cierre de esta edición.

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO PUEDE ACCEDER A LA ZONA PREMIUM