Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 24 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 12 de enero de 2018 08:30

JP Morgan y Wells Fargo dan el pistoletazo de salida a la presentación de resultados

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Este viernes la atención de los inversores girará hacia el ámbito empresarial, ya que en Wall Street se inicia esta tarde de forma oficiosa la temporada de publicación de resultados trimestrales con dos de los grandes bancos estadounidenses

 

 

Por segunda sesión consecutiva fueron los mercados de bonos y de divisas los que lastraron ayer el comportamiento de la renta variable europea, aunque en esta ocasión el detonante del negativo comportamiento de la deuda fue uno muy distinto al del día precedente

 

Así, y tras un inicio de sesión en el que los bonos intentaban recuperar parte de lo cedido en la sesión anterior, lo que se plasmaba en un recorte generalizado de sus rentabilidades, mientras que el euro se mantenía estable frente al dólar tras haber cedido posiciones en Asia, la publicación de las actas de la reunión de diciembre del Consejo de Gobierno del BCE “revolucionó” los mercados.

 

En ellas se pudo apreciar claramente la intención de la máxima autoridad monetaria de la Zona Euro de variar su discurso tan pronto como a principios del presente ejercicio, intentando adaptar el mismo al actual escenario de mayor crecimiento económico.

 

Los inversores interpretaron que el BCE estaba dispuesto a agilizar la retirada de estímulos monetarios, algo que no esperaban, lo que provocó una reacción en cadena: i) el euro se revalorizó con fuerza frente al dólar, situándose a su nivel más elevado en muchos meses; ii) los precios de los bonos giraron a la baja y las rentabilidades al alza –destacar en este sentido que los españoles fueron los que mejor comportamiento relativo mostraron durante la jornada–; y iii) la renta variable también giró a la baja, con los valores de corte defensivo y los más expuestos a la exportación como los más penalizados.

 

En este escenario, y como hemos venido comentando de forma reiterativa en los últimos días, los bancos y las compañías de seguros son los valores que salen más favorecidos, siendo ayer junto a los valores relacionados con las materias primas minerales y con el petróleo los que mejor lo hicieron durante la jornada.

 

En Wall Street, sin embargo, y tras el desmentido de las autoridades chinas sobre sus intenciones de dejar de comprar deuda del Tesoro estadounidense, el mercado de deuda mostró mucha más tranquilidad, estabilizándose los precios de estos activos y sus rentabilidades. En este hecho también aportó “su granito de arena” la fuerte demanda que recibió la subasta de un bono 30 años realizada por el Tesoro de Estados Unidos, algo que dejó claro que las mayores rentabilidades que ofrecen ahora estos bonos atraen a los inversores.

 

Por su parte, la renta variable estadounidense volvió a mostrar ayer gran solidez, con sus principales índices cerrando en nuevos máximos históricos. Los valores de corte cíclico como los energéticos, los industriales y los de consumo discrecional lideraron las alzas, mientras que los de corte defensivo como las utilidades, las telecos y las inmobiliarias patrimonialistas volvieron a quedarse rezagados.

 

Para empezar, esperamos que el buen tono con el que cerraron ayer las bolsas estadounidenses se extienda hoy a los mercados de renta variable europeos cuando abran por la mañana. No obstante, habrá que seguir muy atentos a la evolución tanto de los bonos como de la divisa, ya que en ambos casos su comportamiento determinará el de los distintos sectores cotizados. En este sentido, señalar que la fortaleza del euro se pude terminar convirtiendo en un lastre para las bolsas europeas, de persistir o ir a más.

 

Por lo demás, comentar que hoy la atención de los inversores girará hacia el ámbito empresarial, ya que en Wall Street se inicia esta tarde de forma oficiosa la temporada de publicación de resultados trimestrales con dos de los grandes bancos estadounidenses, JP Morgan y Wells Fargo, dando a conocer sus cifras. Recordar que a pesar de que este sector será a medio plazo uno de los más favorecidos por la reforma tributaria aprobada en Estados Unidos, en el corto plazo las entidades dotaran fuertes provisiones como resultado de la misma. Es por ello que habrá que analizar las cifras subyacentes para sacar conclusiones realistas sobre la marcha de sus negocios durante el último trimestre del año.

 

Además, en el plano político, habrá que estar atentos a cómo evolucionan las negociaciones entre los conservadores alemanes y los socialdemócratas para reeditar la “gran coalición” de gobierno. De alcanzarse un principio de acuerdo, ello serían muy buenas noticias para las bolsas europeas, ya que para estos mercados la estabilidad política de la primera economía de la región es clave.

 

Por último, y en la agenda macro, cabe destacar la publicación en Francia, España y Estados Unidos de los datos de inflación del mes de diciembre. En Estados Unidos ayer se dio a conocer el índice de precios a la producción (IPP) del mismo mes, indicador que dejó claro que por el momento las presiones inflacionistas en este país siguen bajo control.