Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 21 de mayo de 2018
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 14 de febrero de 2018 08:30

La macroeconomía marca la jornada en los mercados: IPC de EEUU y PIB de la Eurozona

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los índices bursátiles europeos cerraron ayer en su mayor parte con descensos tras un breve inicio al alza, tras el cual se dieron la vuelta para permanecer prácticamente el resto de la sesión en negativo, aunque manteniendo un estrecho rango de trading, lo que refleja unos inversores que decidieron mantenerse al margen del mercado, a la espera de la publicación de las cifras de inflación en Estados Unidos esta tarde.

 

En la misma línea, los volúmenes de contratación volvieron a ser cortos. La noticia macro más relevante de ayer fue la publicación de un crecimiento del IPC británico en enero algo mayor de lo esperado, aunque las cifras del índice de precios de producción (IPP) fueron algo más positivas.

 

Por su parte, los índices bursátiles estadounidenses consiguieron cerrar al alza tras un inicio de sesión negativo, en una jornada en la que claramente fueron de menos a más, registrando la tercera sesión consecutiva al alza. En la jornada no hubo grandes catalizadores, manteniéndose los mercados a la espera de los datos de hoy. Destacar la fortaleza del índice NFIB de optimismo de las pequeñas empresas. Por su lado, ayer se produjeron nuevas declaraciones de miembros de la Fed para tranquilizar a los mercados –ayer fue el turno de Mester y del nuevo presidente Powell– pero apenas tuvieron impacto en la evolución de los índices.

 

Así, tras dos jornadas de relativa tranquilidad, los inversores se enfrentan hoy a una agenda macro bastante más intensa, aunque todas las miradas estarán puestas en la evolución del IPC estadounidense correspondiente al mes de enero, y que conoceremos a las 14:30 (hora española). Se espera cierta moderación de la tasa de inflación anual, por lo que un repunte inesperado de la inflación provocará nuevos descensos bruscos en la renta variable, similares a los registrados tras la publicación el pasado 2 de febrero de una subida de los salarios mayor de lo esperado, si bien reiteramos que la brusquedad de la reacción de la pasada semana se debió también a otros motivos, entre ellos los altos niveles alcanzados por los índices bursátiles, especialmente los estadounidenses, que venían marcando máximo histórico tras máximo histórico con unos multiplicadores ya muy exigentes, así como posiblemente a la acumulación de una situación en la que el mercado laboral se encontraba ya prácticamente en pleno empleoa través de fondos ligados al VIX.

 

Por otro lado, cabe recordar que hace no tantos meses la preocupación de los bancos centrales era la ausencia de inflación en las economías occidentales, que no conseguían explicar en una situación en la que el mercado laboral se encontraba ya prácticamente en pleno empleo (no en Europa, aunque la tasa de desempleo ha mejorado sustancialmente).

 

Por tanto, un repunte de la inflación, sin que esta se descontrole por encima de los objetivos, debería ser natural, consecuencia de la fortaleza de la economía, y no debería traducirse necesariamente en subidas agresivas de tipos de interés más allá de las que están programadas. En este sentido, creemos que es saludable cierto repunte de la inflación en las economías desarrolladas, fruto de la fortaleza de la economía y que permita a los bancos centrales normalizar, de una vez, su política monetaria. Otro caso es el de Reino Unido, en el que la devaluación de la libra a raíz del voto a favor del brexit ha provocado un repunte de la inflación muy por encima del objetivo, mientras que se espera que el abandono de la Unión Europea lastre su crecimiento económico, por lo que la tarea del Banco de Inglaterra no es nada fácil. Dicho esto, la principal incógnita sobre la posible evolución de la inflación en Estados Unidos probablemente provenga de los estímulos de la reforma fiscal de la Administración Trump, que sí podría hacer repuntar la inflación más allá de lo ahora previsto, pero cuyos efectos no se dejarán notar en la economía hasta transcurridos unos meses.

 

Finalmente, señalar que creemos que la tranquilidad que han mostrado los índices en los últimos dos días tras la montaña rusa de la pasada semana es muy positiva. Hoy esperamos que las Bolsas europeas abran con alzas moderadas, siguiendo la tendencia de cierre de Wall Street ayer. Posteriormente, será la agenda macroeconómica la que marque el paso a los índices bursátiles.