Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 21 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en Noticias Premium Lunes, 16 de abril de 2018 08:00

El colapso de Toys "R" US ¿un reflejo de algunas tendencias de Estados Unidos?

Pablo Pardo (Washington) | A veces, una empresa puede ser un ejemplo de la situación de una economía. O, al menos, de una parte de ella. Ese podría ser el caso de una empresa conocida por todos, pero a la que nadie se ha tomado nunca muy en serio (salvo, evidentemente, sus empleados, inversores, clientes, y proveedores): Toys “R” Us. A fin de cuentas, ¿quién se va a tomar un serio a una empresa que vende juguetes?

 

Sin embargo, Toys “R” Us ha desaparecido. El 15 de marzo, después de casi seis meses en suspensión de pagos (lo que en Estados Unidos no tiene las connotaciones dramáticas de la Vieja Europa, y a menudo se trata simplemente de una renegociación de la deuda), la compañía anunció que cierra sus 735 tiendas en Eatados Unidos y las más de 1.000 que tiene en el resto del mundo, aunque en algunos países –por ejemplo, Canadá– los establecimientos podrían seguir operando.

 

La desaparición de la mayor cadena de tiendas de juguetes del mundo ha sido noticia. Pero más por el reconocimiento de la marca que por otra razón. Toys “R” Us lleva mucho tiempo en decadencia y en el disco de Petri de la ingeniería financiera. Su extinción es la de un dinosaurio del que solo quedaban los restos fósiles de sus centros comerciales cada vez más vacíos.

 

Y, sin embargo, la extinción de esta empresa, tras 70 años de existencia, apunta a muchas tendencias de la economía de Estados Unidos, en primer lugar, y del resto del mundo desarrollado. La más obvia: la crisis del comercio minorista. Y, dentro de ella, de una de las instituciones –por falta de una palabra mejor para describirlas– más idiosincráticas de la sociedad estadounidense: el centro comercial. O, como lo llaman allí, el ‘mall’. El último mall de Estados Unidos se construyó en 2007. En los 51 años precedentes, se habían construido unos 1.500. Y a partir de ahí empezó la gran extinción. En julio del año pasado, quedaban alrededor de 1.100. Entonces, Credit Suisse predijo que en 2022 no habrá más de 850. El director del departamento de estudios sobre venta al por menor de la Universidad de Columbia, Mark Cohen, afirma que en Estados Unidos no hay mercado más que para entre 230 y 240 centros comerciales.

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO ACCEDA A LA ZONA PREMIUM