Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 12 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en Noticias Premium Lunes, 23 de julio de 2018 07:30

María Eugenia Girón: "El mismo cliente que viaja en una línea aérea de bajo coste duerme luego en el George V"

Fernando Barciela | Su trayectoria –Loewe, Carrera y carrera...– y posición –dirige el IE Mastercard Premium & Prestige Observatory– la avalan como una voz de referencia en la industria, y los servicios, del mundo del lujo. Un mundo en el que “España va teniendo peso” porque aquí el mercado crece a tasas del 8%, cuando la media mundial es del 3% anual. “Para un ejecutivo de esta industria el reto está en crecer y mantener la exclusividad, algo muy difícil porque parecería antagónico”. 

 

El lujo es la gran industria de Europa, pero en España tiene un peso muy reducido, con muy pocas marcas. ¿Cuál es el problema? ¿No cree que, cuando los consumidores internacionales piensan en lujo, que es un tema aspiracional, piensan en Francia o Italia, pero no en España?

 

Es evidente que el origen país tiene un fuerte impacto sobre la percepción de una marca de lujo global. El país de donde viene influye en esa percepción. Pero esto, que evidentemente puede suponer una dificultad, no tiene por qué ser una barrera. Pese a que España no tenía una reputación en el mundo de la moda, cuenta hoy con la mayor empresa, y marca, de moda del mundo, Inditex, la líder mundial. En el segmento premium y lujo, el reciente estudio de Altagamma sobre el mercado español destaca que el crecimiento, durante los pasados tres años ha sido del 8%, superando la media mundial del 3%. Es decir, España va teniendo peso en este sector.

 

Bueno, sí, pero Inditex se hizo su lugar en el segmento medio, no en el lujo. ¿No ha pensado usted que a lo mejor España ha triunfado en este segmento porque nuestros empresarios vieron claro que nunca podrían ganar la batalla, en el alta gama, contra franceses, italianos o ingleses?

 

Es posible, pero también estoy convencida de que a ellos les hubiera gustado, y mucho, tener una empresa como esta. Tenían ventajas competitivas claras en el sector de la moda y una gran imagen de país y, sin embargo, no fueron capaces de crearla.

 

Porque estaban en otra guerra. España tuvo que buscarse su nicho, ¿o no?

 

No exactamente. No tiene por qué ser así. Le reconozco que esa imagen de país puede tener su influjo, pero se puede crear una empresa de lujo en cualquier país. Lo importante, le diría, es que el empresario dispuesto a crear esa marca respete una serie de procedimientos como son la exclusividad en la distribución, su limitación, la disciplina de precios (que no se hagan saldos) y construir la omnicanalidad.

 

Hemos tenido la suerte de tener alguien como Amancio Ortega, que cambió el mundo de la moda. ¿Para encontrar nuestro hueco en la industria del lujo no necesitaríamos tener alguien como Bernard Arnault, el fundador de LVMH?

 

Bueno. No hay que desanimarse. En España sí hemos logrado estos últimos años crear un cierto número de empresas de lujo. No tenemos un grupo como el de Bernard Arnault pero quizá lo haya en el futuro. Es importante recordar que aunque España es hoy más pequeño que otros países europeos en cuanto a marcas de lujo y mercado, está creciendo mas rápidamente. Estamos por ejemplo, muy bien posicionados con una infraestructura de hospitalidad y gastronomía de lujo que tiene el potencial de ser la plataforma para liderar en lujo experiencial. España es el quinto país del mundo en gastronomía de lujo. Cuenta con 187 restaurantes “estrellados” por Michelin. Tienes la proporción más alta de tres estrellas en Europa en el 2018 y la mejor posición en la lista de “50 Best”. Ambos indicadores muestran que solo puedes ir a mejor y que España sigue conquistando el territorio premium y lujo.

 

PARA LEER LA ENTREVISTA COMPLETA ACCEDA A LA ZONA PREMIUM