Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Miércoles, 25 de enero de 2017 09:50

Así influirán las políticas de Trump en las empresas españolas

ACF | Aunque aún es pronto para hacernos una idea clara de cuál será el impacto de las distintas políticas de la nueva administración estadounidense en los sectores económicos, y por tanto en las diferentes compañías bajo nuestra cobertura, en esta sección intentamos cuantificar el posible impacto de las mismas. Además, aún desconocemos los miembros que ocuparán los cargos más relevantes de este Gobierno, lo que dificulta aún más el análisis.

En nuestra opinión será un Gobierno con clara tendencia conservadora y un componente importante de “outsider” político. Por otro lado, Mr. Trump es un presidente con escasa o nula experiencia política, por lo que entendemos deberá rodearse de personas con mayor experiencia en Washington para alcanzar los apoyos necesarios y sacar adelante sus políticas.

 

Lo que ya ha anunciado tanto el presidente electo Mr. Trump como su Vicepresidente Mr. Pence, es que habrá un alto grado de nueva legislación desde el principio, empezando por una revisión del modelo fiscal y del sistema sanitario conocido “Obamacare”.

 

En nuestra opinión, muchas de las medidas anunciadas durante la campaña serán complicadas de cumplir por limitaciones del presupuesto. Vemos difícil que el congreso de vía libre a la nueva administración para aumentar el gasto discrecional, dado el nivel actual de déficit y de deuda pública. Dudamos que el crecimiento económico a corto plazo permita a la nueva administración cuadrar unas cuentas que implican: mayor gasto en defensa, mayor gasto en infraestructuras, la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México, el mismo gasto en seguridad social aunque reformando “Medicaid & Medicare” combinado con una menor fiscalidad a ciudadanos y empresas. Estas políticas, en caso de llevarse a cabo tendrían un sesgo claramente inflacionistas.

 

Economía: “Reform policies with a pro-growth tax plan”

 

Uno de los puntos importantes de la campaña del presidente electo se cernía en recuperar la economía estadounidense con el objetivo de alcanzar crecimientos del PIB de entre el 3,5-4%.

 

Los puntos más importantes de esta política pasan por: 1) estímulos económicos centrados en un ambicioso plan de infraestructuras, 2) combatir la deslocalización de la industria estadounidense a través de medidas proteccionistas (aranceles a la importación, revisión de acuerdos comerciales), 3) reforma fiscal, tanto en lo referente de las rentas de trabajo como de sociedades, y 4) reducir y reformar cualquier regulación anti-crecimiento.0

 

En general, las políticas económicas anunciadas por Mr. Trump abogan por un “capitalismo fuerte”, donde se premia el éxito y a la inversa, lo cual debería ser bueno. En el lado opuesto, no estamos de acuerdo en que las medidas proteccionistas anunciadas, que en nuestra opinión suponen más regulación y limitan la competencia y por ende la asignación eficiente de recursos, sean medidas positivas.

 

  • Proteccionismo económico: “anti-globalizatión bias”. Desde un primer momento Mr Trump ha hablado de recuperar la industria estadounidense combatiendo la deslocalización de la misma e implantando otras medidas proteccionistas. Los puntos álgidos de sus argumentos, combinados con la política de inmigración, son: 1) la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México, 2) la revisión de los acuerdos de libre comercio, tales como NAFTA, Trans-Pacific Partnership, o el que está negociando con la UE. Según el presidente electo, cualquier acuerdo de comercio internacional deberá: apoyar el crecimiento del PIB, reducir el déficit comercial y fortalecer la base industrial del país. En caso de implantarse, estas medidas proteccionistas producirán un efecto negativo en empresas españolas con un alto componentes de exportaciones al país: CIE Automotive, Inditex. En el lado opuesto, algunas empresas con presencia en el país podrían beneficiarse de menor competencia del exterior: Acerinox, ArcelorMittal, Tubos Reunidos, Viscofan y Ebro Foods. Además, la influencia negativa que estas políticas podrían tener en la economía de algunos países y por ende en su tipo de cambio sería negativo para algunas compañías españolas: BBVA y OHL por su exposició en México.

 

  • Estímulos económicos: el presidente electo ha anunciado un plan para invertir alrededor de 1TnUSD en la renovación de infraestructuras en el país, principalmente carreteras y puentes. Este plan, a diez años, conllevaría una participación público privada, con buena parte de la financiación pública proviniendo de nuevas emisiones de deuda. De esta política se desprendería un impacto positivo en compañías constructoras de infraestructuras y de maquinaria, así como en el sector financiero: Ferrovial, ACS, FCC, ArcelorMittal, CAF, BBVA y OHL.

 

  • Reforma fiscal: según los planes de la nueva administración se procederá a una reforma fiscal que reducirá tanto los impuestos de los trabajadores como de las empresas. En lo referente al impuesto de sociedades la intención es rebajarlo de la tasa actual desde el 35% hasta el 15%. También incluye una amnistía fiscal (10% vs 35%), para la repatriación de la tesorería que las empresas estadounidenses tienen en el exterior y mayores incentivos fiscales a la inversión en instalaciones y equipamiento. En caso de producirse una rebaja considerable del impuesto de sociedades, como ha anunciado el presidente electo, este tendría un impacto positivo en las compañías españolas cotizadas con presencia directas en el país. Las más afectadas por esta medida serian: Grifols, Acerinox, Viscofan, Ebro Foods, ArcelorMittal e Iberdrola.

 

Otras reformas de calado esperadas

 

  • Defensa: Otro punto relevante por el que el Presidente ha abogado en más de una ocasión es la renovación del ejército y un mayor gasto en defensa, aunque por otro lado también pretende rebajar la participación de Estados Unidos en la financiación de la OTAN y la defensa de sus aliados. De esta política se desprendería un impacto positivo en compañías de defensa, tanto en la vertiente software como hardware.

 

  • Seguridad social “Medicaid & Medicare”: nos encontramos aún en un estado muy prematuro como para prever los cambios que la nueva administración introducirá en el sistema social, y por tanto para prever cuál puede ser el impacto en los diferentes subsectores que integran el sector: hospitales, aseguradoras y farmacéutico.

 

  • Energía: según su plan electoral, Mr. Trump pretende hacer de Estados Unidos un país energéticamente autosuficiente. Para ello pretende potenciar la industria del carbón, con mayores restricciones en la anterior administración, y reducir restricciones a la exploración de gas y petróleo tanto “on-shore” como “off-shore”. Mr. Trump aboga por eliminar la EPA Clean Power Plan, que el Gobierno actual estima tiene un coste anual de 7,2BnUSD. La administración Obama y la de su rival Mrs Clinton pretendían cerrar todas las centrales térmicas de carbón del país, algo que quedará en suspenso, al contrario que el gaseoducto Keystone, que podría verse reactivado.

 

Creemos que estas medidas podrían tener cierto impacto negativo en empresas de energías renovables: Acciona, Iberdrola y Gamesa, a la vez que beneficiar empresas petroleras y auxiliares del sector: Tubos Reunidos, Técnicas Reunidas, Tubacex y Repsol.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.