Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 19 de julio de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Viernes, 13 de abril de 2018 08:00

Un primer trimestre negativo que deja oportunidades de compra

Víctor Peiro (GVC Gaesco) | Las decisiones, o más bien comentarios de Trump, se han convertido en las últimas semanas en un efecto negativo para las bolsas. Pero no solo ha sido eso, pues es cierto que algunos datos macro han mostrado algo de debilidad que por el momento pensamos es pasajera.

 

En lo que se refiere a Trump, el solo hecho de abrir la caja de pandora de una guerra comercial de las bolsas justo cuando uno de los mayores soportes de la Renta Variable es la bonanza económica global y sobre todo sincronizada es negativo, ya que de confirmarse, estas medidas proteccionistas pueden alterar el círculo virtuoso económico en el que nos movemos. También las dudas y críticas que ha vertido sobre algunas corporaciones tecnológicas han ayudado a que se produjera algo que era lógico: ¡una toma de beneficios sobre una subida del Nasdaq que era espectacular!

 

Por el lado de la macro, los últimos datos de PMI en la UEM (indicador de confianza de la actividad industrial) durante el primer trimestre de 2018 han presentado bajadas consecutivas desde el máximo de 60,6 en diciembre a 56,6 en marzo. Es cierto que esas encuestas pueden estar afectadas por los temas políticos en Europa, como la tardanza en formarse gobierno en Alemania o la fragmentación del parlamento en Italia, o por la fortaleza del euro, ante las acciones de Estados Unidos, pero hemos revisado otros indicadores como algunos índices de comercio mundial y se confirma una cierta ralentización de ese índice.

 

Tampoco la inflación avanza. Tanto en Estados Unidos como en la UEM las tasas de inflación subyacente llevan estancadas tres meses (en 1,8% y 1% respectivamente), y la tasa general con pocas variaciones (tres meses en 2,2% en Estados Unidos, y en 1,4% en Europa en marzo, que es el mismo registro que en diciembre de 2017).

 

Si se podría decir que España, menos afectada que otros países por el euro, parece aguantar el ritmo de actividad ya que con los últimos datos de empleo de marzo, se puede pensar que el crecimiento del PIB en el primer trimestre podría estar alrededor del 0,7%, con lo que se mantendría el dinamismo de los últimos trimestres.

 

Ante este paréntesis de algunos datos macro, las rentabilidades de la deuda se han reducido y la curva de rentabilidades americana se ha aplanado ligeramente.

 

Lo más destacable es la reducción de los diferenciales de deuda de los países periféricos, que como en el caso de España han conducido a la rentabilidad del bono a 10 años más cerca del mínimo de verano de 2016 que de los máximos del verano de 2015.

 

En bolsa, la novedad en el último mes ha estado en el mal comportamiento de los índices americanos, sobre todo de las empresas tecnológicas por las dos razones que hemos comentado.

 

En el año, sin embargo, la Bolsa alemana sigue siendo la que más está cayendo, y en 2018 ya acumula un descenso de casi el 5,2%, frente a la bajada de solo el 2,6% en el S&P500.

 

Está claro que por el momento el desacoplamiento entre Europa y Estados Unidos va muy lento a pesar de que la valoración en Europa es más atractiva. Por sectores se ha podido ver un cambio en el comportamiento, que estábamos esperando. Si en el trimestre el comportamiento sectorial sigue teniendo un sesgo cíclico (con las mejores rentabilidades en el lado de los sectores cíclicos), en el último mes hemos visto una recuperación, al menos relativa, de valores defensivos.

 

Dentro de los sectores que nos gustan para el año 2018, nos parece que las caídas de marzo dejan precios interesantes en el sector financiero y en el turístico. Empresas como eléctricas y selectivamente algunas de distribución también pueden ser opciones interesantes.

 

Además de la evolución macro y de los tipos de interés, la clave a vigilar cuando se producen estas caídas de mercado, para ver si está justificada o no, es la evolución de las estimaciones de beneficios. Por el momento no hemos visto revisiones importantes en las previsiones de crecimiento de resultados. Las únicas variaciones que hemos visto en las dos últimas semanas en el consenso son que el crecimiento esperado para el beneficio del S&P 500 se ha ajustado desde el 12% al 11%, pero en el sentido contrario, las previsiones para el EuroStoxx para el crecimiento de 2019 han subido desde el 9% al 10%.

 

Las estimaciones para el Ibex siguen invariables.

 

Potencial de recuperación existe, pero su materialización va a estar ligada a los datos macro y a la evolución de los resultados. Durante abril se van a conocer los resultados de las empresas en el primer trimestre, y esto puede marcar el rumbo de las bolsas hasta el verano. Pero pensamos que el foco del mercado no está tanto a corto plazo, en el que parece claro que la macro y los resultados pueden acompañar, sino en la solidez del ciclo en el medio plazo, por lo que hasta que lleguen los resultados, el comportamiento del mercado será volátil.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.