Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 21 de noviembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Lunes, 11 de junio de 2018 00:00

Renta variable sí, agresividad no

Paul Quinsee (J. P. Morgan) | A primera vista, el entorno actual sigue siendo bastante favorable para los inversores de renta variable. La rentabilidad es fuerte y sigue subiendo en todo el mundo, los tipos de interés siguen muy bajos en la mayor parte de los países y los precios todavía no parecen excesivos, en general.

 

Pero tras un 2017 excepcionalmente positivo y un comienzo igualmente vigoroso de 2018, los inversores se han puesto nerviosos, temiendo que la ruptura de las relaciones comerciales internacionales o un error en la política monetaria pongan fin a este ciclo económico. La volatilidad ha vuelto a los mercados, y los inversores se sienten más inclinados a castigar lo que perciben como decepcionante que a celebrar los éxitos.

 

Reconocemos estos temores y creemos que tras un largo ciclo, que empezó en las profundidades de la crisis financiera global hace casi una década, probablemente los mercados de renta variable ya han dejado atrás las mejores rentabilidades. Pero no creemos que existan motivos para esperar un final inminente para el fuerte crecimiento de beneficios global que empezó hace dos años –creemos que todavía hay oportunidades de más avances–.

 

Recomendamos mantener las inversiones de renta variable en niveles normales a largo plazo, por lo menos, aunque las asignaciones agresivamente positivas ya no parecen recomendables

 

Tendencias

 

Aunque el aumento de los beneficios corporativos globales iniciado a mediados de 2016 continúa, los participantes del mercado ya han interiorizado esta tendencia, lo que hace que sea mucho más difícil generar sorpresas positivas. Las expectativas actuales reflejan ahora el aumento de los beneficios de Estados Unidos debido a los tipos fiscales más bajos, aunque todavía tienen que revelarse plenamente sus consecuencias en forma de recompras, aumento de dividendos y elevación del gasto.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.