Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 18 de agosto de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Martes, 31 de julio de 2018 08:00

El CAPE, en niveles que no se registraban en la Bolsa estadounidense desde 1929

Robeco | El ratio precio/beneficio ajustada al ciclo, comúnmente conocido como CAPE (Cyclically Adjusted Price-to-Earnings), recientemente ha alcanzado niveles que no se registraban en el mercado bursátil estadounidense desde 1929, lo que de nuevo ha avivado el temor a que los mercados globales de renta variable estén a punto de sufrir una corrección.

 

 

Pero quizás no sea el caso. Como declaró a principios de este año el Premio Nobel Robert Shiller —uno de los padres de la ratio CAPE—, los mercados de renta variable podrían mantener su trayectoria alcista durante años.

 

El ratio CAPE es un parámetro de valoración del mercado, que resulta de dividir las cotizaciones entre la media móvil del beneficio por acción de los últimos diez años, ajustado conforme a la inflación. Se trata de un indicador comúnmente utilizado, que se aplica normalmente a los índices generales de renta variable con el fin de valorar si el mercado se encuentra infravalorado o sobrevalorado.

 

Pero si se analiza con detenimiento la relación entre el ratio CAPE y la rentabilidad del mercado de valores, se observa que esta ratio reviste escasa capacidad predictiva en cuando a la evolución del mercado. Al analizar el mercado de valores estadounidense durante el periodo 1929-2018, se comprueba que existe una relación negativa poco significativa entre la ratio CAPE y la rentabilidad de las acciones durante los tres años siguientes, ajustada conforme a la inflación.

 

La rentabilidad previsible a tres años durante todo el periodo de la muestra es inferior cuando el ratio CAPE es elevada y, en términos generales, pasa a situarse en terreno negativo cuando los ratios CAPE son muy elevados (por encima de 30). Sin embargo, existe también cierta variación de la rentabilidad, pues se observan considerables pérdidas con ratios CAPE que se sitúan en torno a 25, y sólidas ganancias con ratios CAPE cercanas a 30.

 

Si bien es cierto que el ratio CAPE no resulta ser un indicador muy fiable para predecir los cambios de rumbo del mercado, sin duda puede ayudar a evaluar el riesgo a la baja. De acuerdo con nuestras investigaciones, los periodos de ratios CAPE elevados suelen ir seguidos de intervalos con mayor riesgo a la baja, medido según el momento parcial inferior o LPM (Lower Partial Moment), que se calcula multiplicando la probabilidad y la magnitud de una pérdida prevista. Este patrón es observable no solamente en el caso de la renta variable estadounidense durante los últimos 90 años, sino también, con carácter más general, en los mercados de valores globales, tanto emergentes como desarrollados.

 

¿Es momento de adoptar un enfoque "conservador"?

 

Vemos pues que los ratios CAPE elevados no son indicio de un inminente final del mercado alcista, pero pueden considerarse una señal de aviso sobre el riesgo a la baja. Las buenas noticias para los inversores son que pueden reducir sustancialmente este riesgo orientando sus carteras hacia valores de bajo riesgo. Una simulación realizada empleando una fórmula sencilla de inversión de bajo riesgo, llamada la "Fórmula Conservative"1, con un universo de 1.000 valores estadounidenses de gran capitalización muestra que el riesgo de perder dinero puede reducirse notablemente, incluso cuando las ratios CAPE son elevadas.

 

La Fórmula Conservative divide el universo de inversión en dos grupos de igual tamaño, en función de la volatilidad histórica de su rentabilidad a lo largo de un periodo de tres años. Del grupo de 500 valores con menor volatilidad, se seleccionan los 100 más atractivos según el net payout yield (NPY, rendimiento del dividendo y de las recompras de acciones) que generan y su momentum de precio. Nos referimos a este estilo de inversión defensiva en renta variable como "conservador".

 

Según nuestros cálculos, utilizando esta sencilla fórmula de inversión se reduce significativamente la probabilidad de perder dinero en el mercado de valores en horizontes de inversión a 3, 12, 36 y 60 meses. Así mismo, la Fórmula Conservative también resulta muy efectiva para reducir el riesgo a la baja, medido según el LPM, cuando los ratios CAPE son elevadas. Por ejemplo, el riesgo a la baja a tres años se reduce significativamente, del -15% al -2%, cuando el ratio CAPE es superior a 25. En la Figura 1 se muestra una comparativa entre esta reducción del riesgo a la baja y el grueso del mercado de renta variable, en diferentes niveles de ratio CAPE.

 

 

Al comienzo del verano de 2018, los mercados de renta variable se mantienen cercanos a sus máximos históricos, con una volatilidad reducida. Este puede ser un buen momento para que los inversores examinen las estrategias de sus carteras de inversión a largo plazo y se planteen un enfoque más "conservador".  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.