Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 18 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Martes, 04 de diciembre de 2018 08:00

2018, de la euforia a la decepción

M&G Valores | El año 2018 se inició en un clima de euforia generalizada en los mercados. A lo largo de 2017 la economía global fue acelerando su crecimiento y por primera vez desde la Gran Recesión de 2008-09 atravesamos una fase de crecimiento sincronizado en las principales áreas geográficas del planeta.

 

Las importantes subidas de los índices bursátiles a lo largo de 2017 se aceleraron en las últimas semanas ante las expectativas de la aprobación de la reforma fiscal en Estados Unidos y continuaron en los primeros días de 2018. Las expectativas para el año eran muy optimistas, tanto en lo que se refiere a la evolución de la economía como de los mercados, pero la realidad ha sido bastante diferente. El clima de euforia que se vivió a finales de 2017 y principios de 2018 resultó ser el clásico entorno que marca un techo en los mercados. Los máximos registrados en enero han resultado ser los máximos anuales en la mayoría de índices y desde entonces, con la excepción de Estados Unidos, el resto del año ha transcurrido en un entorno suavemente bajista en los mercados con el telón de fondo de una cierta pérdida de impulso en la economía global.

 

 

El comportamiento relativo de los diferentes índices puede verse en parte como el diferente nivel de riesgo a la guerra comercial que el mercado les asigna. Los índices norteamericanos están actualmente en los niveles que empezaron el año después de haber cedido en el mes de octubre todas las ganancias acumuladas hasta septiembre. En Europa el tono suavemente bajista se ha mantenido a lo largo de todo el año y actualmente las caídas se sitúan entre el 10% y el 15% según los países ganancias acumuladas hasta septiembre a los índices. El hecho de que el Dax alemán esté entre los peores puede explicarse seguramente por la mayor exposición de sus compañías al comercio global amenazado por la guerra comercial. El comportamiento del Ibex, por otra parte, ha estado este año bastante en línea con el resto de mercados europeos. Finalmente, la Bolsa china está siendo la gran perjudicada por el temor a una guerra comercial a gran escala y acumula una caída cercana al 30% en lo que va de año. Aparentemente los mercados consideran que Estados Unidos está en condiciones de mantener la presión sobre China sin un gran impacto sobre su economía.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.