Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 11 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en Noticias Premium Miércoles, 22 de noviembre de 2017 09:00

Bruselas: apuntalar la integración

Alexandre Mato (Bruselas) | Rescate de Grecia en 2010, caída posterior de Irlanda, rescate de Portugal en 2011 y, finalmente, del sistema financiero español. En apenas dos años la eurozona se asomó al borde del precipicio en la conocida como su crisis de deuda.

 

El andamiaje monetario e institucional creado por el Tratado de Maastricht en 1992 se tambaleó como un castillo de naipes y solo resistió gracias a las palabras pronunciadas por un italiano.

 

El famoso “créanme, será suficiente” del presidente del BCE, Mario Draghi, desde Londres y su “preparados para hacer todo lo necesario” (‘whatever it takes’), espantó a los inversores que apostaban contra la moneda única y las deudas soberanas europeas. Palabras más convincentes que la artillería financiera que se diseñó a marchas forzadas para inyectar dinero a países que se hundían. Primero fue el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) en 2010, luego el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF) y finalmente el actual Mecanismo Europeo de Estabilidad, el MEDE. Todo en un plazo de dos años.

 

Este remiendo a las costuras de la eurozona que saltaron por los aires con la crisis, sin embargo, duró poco, deshilachado con el rescate de Chipre y el primer corralito financiero europeo contemporáneo justo cuando Jeroen Dijsselbloem entraba a la presidencia del Eurogrupo. Pasados los meses, la UE inició una recuperación económica todavía vigente y en la Comisión, su máximo jefe, Durao Barroso, presumió ya de retirada: “demostramos a los agoreros que vaticinaban la salida de Grecia y la implosión del euro que estaban equivocados”. El euro había sobrevivido aunque lo peor estuviese por llegar.

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO ACCEDA A LA ZONA PREMIUM

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.