Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 26 de abril de 2018
Publicado en INTERNACIONAL Viernes, 12 de enero de 2018 00:00

Dudley cree que la senda fiscal de EEUU es insostenible

Link Securities | El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, ha señalado que los recientes recortes de impuestos aprobados en Estados Unidos suponen un riesgo en el futuro. Así, considera que dichos recortes impulsarán la economía en el corto plazo, pero a un coste.

 

El presidente considera que se incrementará la carga fiscal a largo plazo de la nación, que ya está haciendo frente a otras presiones, como el incremento de los costes de la deuda y los gastos en protección social derivados de la entrada en edad de jubilación de la generación del baby boom. Por tanto, Dudley cree que la senda fiscal actual de Estados Unidos es insostenible.

 

En el largo plazo, ignorar la balanza fiscal supone el riesgo de un incremento de los tipos a largo plazo, reduciendo las inversiones del sector privado y la solvencia financiera del país. Dichas dinámicas podrían contrarrestar los efectos directos positivos que el recorte fiscal puede tener en las inversiones y en la producción potencial.

 

Por otro lado, Dudley espera que el crecimiento económico en 2018 siga situándose por encima de la tendencia gracias a la fortaleza del consumo personal, el incremento de los ingresos y a un incremento sostenible de la deuda personal. En este sentido, Dudley ha aumentado su previsión de crecimiento del PIB estadounidense en 2018 desde el 2,5% hasta el 2,75%. También espera una recuperación de la inflación hasta alcanzar el objetivo de la Reserva Federal (Fed) del 2%.

 

Finalmente, Dudley está “ligeramente, pero no en particular” preocupado sobre el incremento de los precios de la renta variable, sino que está más preocupado sobre un posible sobrecalentamiento de la economía. Por ello, cree que sigue estando justificado seguir subiendo tipos este año de forma gradual.

 

De esta forma, considera que la evolución de la inflación pide paciencia, pero que eso está más que compensado por unas perspectivas de crecimiento por encima de la tendencia, impulsadas por una política monetaria y unas condiciones financieras expansivas, así como por una política fiscal cada vez más expansiva. Por tanto, las expectativas de tres subidas de tipos este año no parecen un mal punto de inicio para pensar en política monetaria, pero lo que luego ocurra dependerá de la evolución de las expectativas.

 

Dudley también destacaba que las condiciones financieras actuales son más laxas que cuando se comenzó a retirar la expansión monetaria, lo que supone que la Fed podría tener “que pisar más fuerte el freno” en algún momento en los próximos años, en cuyo caso el riesgo de un “aterrizaje brusco” aumenta.

 

Las advertencias de Dudley sobre el riesgo de los desequilibrios fiscales a largo plazo está en línea con las realizadas por la presidenta de la Fed, Janet Yellen, en noviembre. Señalar que actualmente la deuda nacional de Estados Unidos alcanza 20,5 billones de dólares y que el déficit fiscal para el ejercicio actual se espera que se sitúe en 693.000 millones de dólares.

 

El debate sigue abierto, con los críticos a los recientes recortes fiscales pronosticando una fuerte subida del déficit presupuestario, mientras que sus defensores argumentan que el crecimiento económico compensará los costes del paquete.

 

Respecto a las expectativas de subidas de tipos, las declaraciones de Dudley no aportan grandes novedades, aunque sí que habrá que estar atentos a la evolución de los tipos a largo plazo en los mercados financieros, ya que si no recogen el endurecimiento de la política monetaria –retirada de estímulos– podrían hacer que la Fed tenga que subir tipos de forma más agresiva en un momento dado.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.