Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 19 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Martes, 23 de enero de 2018 08:30

El reciente cierre de la Administración de EEUU deja constancia de la necesidad de unos presupuestos

Intermoney | El acuerdo en el Senado entre demócratas y republicanos para acabar con el breve cierre parcial de la administración federal de Estados Unidos no evita que lo sucedido sea un buen recordatorio del ruido que generarán las cuestiones políticas estadounidenses en los próximos meses.

 

Los frentes abiertos son múltiples, desde el ámbito comercial hasta la esfera presupuestaria, debiendo recordar que, en el segundo punto, solo se ha ganado tiempo hasta el 8 de febrero.

 

Por lo tanto, de cara al futuro y ante un cierre administrativo que puede repetirse, se impone tener presente que la importancia de este hecho dependerá de la duración del mismo. Esta marcará el impacto sobre el consumo de las familias afectadas y ciertos indicadores del mercado laboral, si bien estaríamos ante cifras asumibles y temporales. Por lo tanto, de cara a febrero, mayor valor tienen los mensajes de Fitch y Moody´s apuntando que esta situación no representaba una amenaza inmediata para la calificación que asignan a Estados Unidos.

 

Los últimos acontecimientos dejaban patente la necesidad de sacar adelante una cuestión clave como son los presupuestos de Estados Unidos, pero también nos recordaba que últimamente el primer trimestre de cada ejercicio se ha caracterizado por los baches en este país. Unos baches de origen variopinto entre los que ha tenido cierto protagonismo la adversa meteorología, si bien en los dos últimos años sólo han hecho que sea el periodo de menor crecimiento de la economía estadounidense distanciándose de los retrocesos observados en 2014 y 2015.

 

La anterior cuestión casi pasa a ser algo secundario frente a otra realidad mucho más importante en Estados Unidos y que, con el tiempo, alimentará el enfrentamiento político: la polarización económica. En cuanto al ámbito corporativo, desde finales de los noventa, las empresas tecnológicas, financieras y del sector sanitario, han multiplicado por tres su importancia en los beneficios empresariales hasta representar el 45% del total. Además, este fenómeno convive con el avance de la concentración dentro de los mismos sectores, pasando de una situación en los cincuenta en la que las 60 mayores empresas contabilizaban menos del 20% del PIB estadounidense a una bastante diferente en la actualidad, pues las 20 principales empresas explican más del 20% del PIB.

 

El anterior es solo un ejemplo de una situación también visible a escala social y territorial, dado que el 25% de los condados de Estados Unidos generan el 50% del empleo. Las anteriores cuestiones no servirán para explicar el comportamiento de los mercados ni hoy ni mañana, pero sí permiten dar explicación al tono cada vez más áspero de la política americana que da lugar a determinados hechos y decisiones que no son ajenas para los mercados.

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.