Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 21 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 14 de marzo de 2018 08:00

Fintech: alternativas a la banca tradicional

Marta Pérez | El mercado financiero español destaca por la escasez de alternativas al sector bancario, que provee más del 70% de la financiación, frente al 30% en Estados Unidos. Esta situación se ve acentuada por las políticas de fusiones llevadas a cabo en los últimos años: las cinco mayores entidades han pasado de controlar el 42% del mercado en 2008 al 72% actual, lo que deja a las familias y las PYMES (99% de las empresas españolas) con muy poco poder de negociación.

 

Sin embargo, el panorama está cambiando, con la presencia cada vez mayor de las fintech y la irrupción de gigantes como Facebook, Apple, Amazon o Google en el negocio de las finanzas, haciendo que la lucha por los clientes ya no se de en las sucursales, sino en el mundo virtual.

 

Cada vez son más los usuarios que se pasan a las tecnofinanzas: en Estados Unidos, la cifra de usuarios de banca móvil ya es más de la mitad de la población adulta que tiene un smartphone, y en España solo un 36% de los clientes de la banca tradicional dice sentirse satisfecho. La ventaja principal que ofrecen las fintech es una mayor rapidez y comodidad en las transacciones, ya que todas se realizan online, y el mayor obstáculo que enfrentan es la falta de confianza de los consumidores, tanto por no contar con la imagen de marca y fidelización de un banco, como por los problemas que plantean en cuanto a seguridad de datos.

 

Según una encuesta de OCU de enero de 2018, los bancos digitales, pequeñas entidades especializadas y la banca ética ocupan los primeros puestos en lo que a satisfacción se refiere. De hecho, la banca digital ya ha atrapado al 40% de los usuarios de entre 16 y 74 años, según un estudio de CaixaBank Research. Sin embargo, los españoles siguen siendo los europeos que más visitan las sucursales, y el uso de la banca digital se sitúa más de diez puntos por debajo del promedio de la UE-15 (53%) y muy lejos de los niveles de Holanda (85%), Reino Unido (64%) o Francia (59%), según cifras del Eurostat.

 

Tres bancos con el 80% de los clientes

 

Los principales bancos españoles no ven a las fintech como una amenaza, sino como una oportunidad para aprender de ellas. Además, la convivencia entre ambos servicios parece inevitable. Victoria Torre, de Self Bank, piensa que “el debate a veces se plantea de un modo equivocado. Nosotros, más bien, lo llamaríamos “desafío”. Algunas fintech pueden llegar a ser por sí mismas un modelo de negocio completo, pero otras solo dan respuesta a una necesidad muy específica del usuario y este seguirá necesitando del ecosistema bancario para el resto de su operativa del día a día”. Por ejemplo, Bankia fue el primero en crear una plataforma colaborativa entre la banca y una fintech, Innsomnia, para incubar y acelerar 10 startups especializadas en tecnología financiera con la posibilidad de que el banco contara con sus servicios en el futuro.

 

El caso es que la concentración también está presente en la banca digital española, con solo tres entidades aglutinando más del 80% de los clientes. Estos son CaixaBank, donde uno de cada tres clientes es digital y que lanzó su banco exclusivamente móvil en 2016, Imaginbank, que funciona a través de una app móvil; BBVA (20,3%), que cuenta con la mejor aplicación de banca móvil del mundo, según el ‘2017 Global Mobile Banking Benchmark’; y Santander (14,6%), cuyo objetivo para este año es aumentar la cifra hasta el 25%. En conjunto, estos tres suman 12,1 millones de los 14,8 usuarios que gestionan sus finanzas online en España.  

 

Las grandes tecnológicas, también al acecho

 

Facebook, Google, Amazon y Apple también quieren revolucionar este sector, y de hecho ya lo están haciendo, sobre todo con nuevos métodos de pago: Facebook ya permite enviar dinero a través de su Facebook Messenger y en diciembre del año pasado obtuvo la licencia para operar como entidad de dinero electrónico en Europa; Apple va a emitir sus propias tarjetas de crédito digitales, que se guardarán directamente en el iPhone, haciendo desaparecer el concepto de tarjeta física; Google dio sus primeros pasos en el mundo financiero con Google Wallet y Android Pay, pero también tiene licencias bancarias en diferentes países y una gran experiencia en el tratamiento de datos, algo fundamental para los bancos; y Amazon, que aunque no ha expresado intención de entrar a competir en el mercado, ya cuenta con sus propias tarjetas de crédito y débito y la plataforma Amazon Pay, y si ofreciese préstamos al comprar un producto, con que solo el 10% de sus usuarios utilizase el servicio, ya tendría 30 millones de clientes.

 

Sin embargo, como apuntan desde Banco Sabadell, “está por ver el potencial y capacidad de adaptación de las grandes firmas tecnológicas, que están fuera del sector financiero y empiezan a participar con aplicaciones y diversos sistemas en un mercado que se caracteriza por una regulación muy exigente a la que estas empresas no están acostumbradas”.

 

China, a la cabeza de las Fintech

 

Según el informe anual Fintech del 2017, realizado por KPMG y el fondo australiano H2 Ventures, China domina el panorama internacional, con cinco empresas entre las primeras diez principales compañías de tecnología financiera, incluyendo las tres primeras posiciones, con Ant Financial, la mayor plataforma de pagos en línea del mundo; ZhongAn, la aseguradora online más popular de China, que usa técnicas de big data para automatizar y mejorar los seguros de propiedad en línea; y Qudian, una tienda en línea de electrónica que ofrece soluciones de pago personalizadas para estudiantes y profesionales.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.