Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 20 de mayo de 2018
Publicado en INTERNACIONAL Martes, 27 de marzo de 2018 08:30

Trump centra el punto de mira en China

Bankia Estudios | La administración Trump vuelve a dar una vuelta de rosca a su política comercial proteccionista, pero ahora centrada de forma directa en China, la economía con la que mantiene, de lejos, el mayor déficit comercial.

 

Aunque las consecuencias directas de las medidas anunciadas son modestas, preocupa la escalada proteccionista y la represalia por parte de China (previsiblemente, las réplicas chinas serán calibradas para evitar esa espiral). Además, es posible que el tono inicial se modere a medida que comiencen las negociaciones entre las partes.

 

La administración Trump anuncia un paquete de medidas proteccionistas específico contra China, que incluyen la introducción de nuevos aranceles, restricciones a la inversión de las empresas chinas en Estados Unidos y una denuncia ante la OMC por el incumplimiento de las reglas de comercio internacional. El anuncio es la conclusión de una investigación sobre las prácticas de las autoridades chinas con empresas estadounidenses que quieren ejercer su actividad en suelo chino: el gobierno les obliga a formar joint ventures con empresas chinas para entrar en el mercado y, posteriormente, les obliga a compartir su tecnología con esas empresas locales, lo que Estados Unidos considera un robo de propiedad intelectual. Además, ha detectado que el gobierno chino favorece a las empresas locales a la hora de conceder licencias, lo que supone un incumplimiento de las normas internacionales de comercio y explica la denuncia que ha interpuesto Estados Unidos en la OMC.

 

Por el momento, se desconocen los detalles concretos de las medidas. Respecto a los aranceles, se pretende grabar el 25% de las importaciones, por un valor que varía entre 50.000 (según el Tesoro) y 60.000 millones de dólares (según el propio presidente Trump). Sin embargo, se desconoce sobre qué productos concretos recaerá: el gobierno abre un periodo de 30 días para que sea la industria americana la que determine sobre qué productos concretos recaerán los aranceles, dentro de una lista de 1.300 categorías; básicamente, se trata de productos IT, industria aeroespacial y de maquinaria. En cuanto a las restricciones sobre la inversión, existen aún menos detalles y se establecen dos meses para que el Tesoro anuncie un plan específico al respecto.

 

En términos agregados, el impacto directo de los aranceles sobre la economía de Estados Unidos será modesto, teniendo en cuenta que apenas afectarían al 3% de las importaciones totales. Sin embargo, algunos sectores se verán más afectados que otros: por ejemplo, el 25% de las exportaciones del sector agrícola se dirigen al gigante asiático; sería un 60% en el caso concreto de la soja. El hecho de que los estados con mayor actividad agrícola fueron precisamente los que más apoyaron a Trump durante las presidenciales en 2016 podría presionar al gobierno. Preocupa en mayor medida la escalada proteccionista actual, los problemas en la cadena global de producción de determinados productos tecnológicos y las represalias por parte de las autoridades chinas. Por el momento, el gobierno chino ha anunciado medidas arancelarias sobre importaciones de Estados Unidos por valor de 3.000 millones de dólares, sobre productos que van desde fruta a aluminio reciclado o tubos de acero. Se trata de una respuesta de advertencia, muy liviana, por las medidas sobre el acero y el aluminio, que deja fuera las importaciones relevantes como la soja o aviones de Boeing.

 

La posición de Estados Unidos es más fuerte que la de China, teniendo en cuenta que tan solo el 8% de sus exportaciones se dirigen a China (supone menos del 1% del PIB) frente al 19% de las exportaciones de China hacia Estados Unidos (3,8% del PIB). Cabe recordar que el déficit comercial de Estados Unidos respecto a China supone algo más del 40% del déficit total de Estados Unidos, de lejos el mayor desequilibrio que mantiene el país con respecto a cualquier otro socio comercial. Las importaciones de Estados Unidos con origen en China ascendieron a 506.000 millones de dólares en 2017; incluso en el peor de los escenarios, si se aprueban los aranceles por la cantidad anunciada, equivaldría al 0,4% del PIB de China.

 

Se abre ahora un periodo de negociaciones entre la propia industria estadounidense (los productos afectados dependerán de la fuerza de los lobbies respectivos) y con las autoridades chinas (poco interesadas en un deterioro del comercio global). De hecho, la falta de detalles sobre las medidas y la negociación que se abre ahora, sugiere que el gobierno no pretende iniciar una guerra comercial, sino que ha lanzado un órdago (es el estilo de la actual administración) para forzar alguna concesión por parte de China con el objetivo de reducir el enorme desequilibrio comercial entre ambos. Por tanto, es pronto para pensar en los peores escenarios, dado que es probable que la administración vuelva a diluir las medidas respecto al anuncio inicial. En el caso de los aranceles al acero y al aluminio, el anuncio inicial implicaba al total de esas importaciones, pero su aprobación final consideraba excepciones para el 70% de los países afectados.

 

También la postura frente al NAFTA ha sido muy beligerante desde un comienzo, pero las amenazas han ido reduciéndose de forma paulatina y Estados Unidos está renunciando, incluso, a alguna de sus principales demandas; en la última ronda, se descartó su cláusula sobre el origen de las exportaciones de automóviles. En cualquier caso, no cabe duda que los riesgos de una escalada proteccionista son muy elevados y que no puede darse nada por hecho con la administración estadounidense actual: de hecho, los mercados financieros reaccionaron al anuncio con fuertes ajustes a la baja.  

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.