Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 18 de agosto de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 16 de abril de 2018 08:00

China y los resultados empresariales cobran importancia sin dejar de lado la tensión comercial y geopolítica

Intermoney | La cautela seguirá presente en los mercados, ya que continuará el goteo de informaciones vinculadas a los ámbitos geopolítico y comercial.

 

 

De hecho, la semana pasada se cerraba con noticias relevantes como que los parlamentarios rusos estarían trabajando en medidas para prohibir o restringir un conjunto de productos importados desde Estados Unidos.

 

Sin embargo, más importante es que estas medidas podrían ir acompañadas de la prohibición de las exportaciones de ciertos productos estratégicos, especulándose con que las autoridades rusas podrían decidir no exportar titanio a los Estados Unidos. Un escenario que impactaría muy negativamente en empresas como Boeing desde una doble perspectiva.

 

La escasez de referencias programadas para los próximos días asigna mayor importancia a las cuestiones anteriores, pues pueden cobrar protagonismo y reforzar la cautela de los inversores con el permiso de los resultados empresariales. Sin embargo, escasez no implica inexistencia, pues sí conoceremos algunos indicadores relevantes, destacando los publicados en Estados Unidos. En concreto, se darán a conocer las ventas minoristas de marzo, las cuales se recuperarán después de su inicio de año en negativo, en línea con lo adelantado por los datos de ventas de automóviles en la primera economía mundial. Así, esperamos un avance cercano al 0,5% m. que, en términos reales, será algo mayor, aunque esto no evitará el descenso de dichas ventas minoristas reales durante el 1tr18. Por lo tanto, su comportamiento encajaría con nuestro escenario, es decir: debilidad en el arranque del año que se verá seguida de un proceso de recuperación/normalización durante la primavera.

 

Por otro lado, sobresaldrán los datos relativos al sector residencial estadounidense, como las construcciones iniciadas y los permisos de construcción de marzo. En ambos casos, esperamos una recuperación de la serie después del retroceso de febrero y la consolidación de unos niveles saludables, a pesar de encontrarse alejados de las cifras del pasado. De hecho, no deben despreciarse estas cifras al convivir con un escenario en el que la escasez de personal cualificado y terreno urbanizable en algunas ciudades limita el desarrollo del sector. Por su parte, la producción industrial de los Estados Unidos volverá a avanzar en marzo en consonancia con los elevados niveles de la componente de producción del ISM manufacturero (61 puntos en marzo) y, si bien lo hará a un ritmo menor que en febrero cuando experimentó un repunte del 0,9% m., seguirá poniendo el contrapunto positivo de la economía estadounidense durante el 1tr18.

 

El ruido de las cifras estadounidenses en el corto plazo, aunque impacta sobre los mercados, tiene una importancia menor sobre la función de reacción de la Reserva Federal en la que prima el medio plazo. De hecho, el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, se abstraía del cortoplacismo e insistía en que el desempeño económico de los Estados Unidos podría ser mejor de lo adelantado por las últimas estimaciones del FOMC. Un posicionamiento que le llevaba a reafirmarse en su actitud favorable a tres subidas de tipos más en lo que resta de año.

 

Por el contrario, James Bullard (Fed St. Louis) no se dejaba llevar por el cortoplacismo, pero con el fin de restar importancia al avance de la inflación, manteniendo así su sesgo prudente. En medio de un escenario caracterizado por los matices, asistiremos a nuevos comentarios de los miembros de la Reserva Federal. Entre éstos, destacarán los de Williams, Evans, (martes), Dudley (miércoles) y Mester (viernes), al tiempo que sobresaldrán las comparecencias de Quarles ante el Senado de Estados Unidos, en un momento en el que el sector bancario está pendiente a cualquier detalle vinculado con la regulación y la supervisión financiera ante las expectativas tendentes a una mayor laxitud.

 

Luego, pocas novedades en el campo de la Fed al confirmarse que los matices dominan en las posiciones de sus miembros, lo cual restará importancia al contenido del Libro Beige. Este no arrojará información decisiva y, simplemente, vendrá a confirmar el inicio de año más discreto de lo esperado en Estados Unidos, pero sin poner en entredicho el crecimiento económico.

 

Dejando Estados Unidos, el segundo gran punto de interés lo encontraremos en China, donde las cifras del PIB del 1tr18 arrojarán un crecimiento estable de 6,8% a. gracias a que la salud de la demanda interna no será menoscabada por la relajación de los estímulos monetarios y fiscales. Además del PIB chino, conoceremos la evolución favorable de las ventas minoristas y la producción industrial en marzo; unas cifras que convivirán con otros datos asiáticos como el IPC japonés. Este, excluyendo alimentos frescos (la referencia de inflación para el BoJ), desacelerará en marzo hasta 0,9% a. y denotará que la senda de precios sigue lejos del objetivo del 2%. En otras palabras, todavía queda mucho camino por recorrer, aunque esto no evitaba que S&P revisase al alza el rating de la deuda nipona desde “estable” a “positiva”.

 

En cuanto a los mercados, la deuda pública española arrancará la semana reaccionando a la revisión al alza (de Baa2 a Baa1) de la calificación de Moody's hacia nuestro país. Asimismo, los inversores permanecerán atentos al encuentro del Banco Mundial y el FMI, en el cual se producirán comparecencias de gran relevancia y, sobre todo, se dará a conocer la actualización de las Previsiones Económicas Mundiales (martes).

 

Junto a todo lo anterior, las bolsas también se verán afectadas la temporada de resultados empresariales. En Estados Unidos, esta se estrenaba el viernes con las cuentas de algunas entidades bancarias. Los beneficios de JP Morgan se incrementaban en un 35% trim. hasta 8.710 mill. $ en el 1tr18 aunque esto no evitaba abultadas caídas de la acción, debiendo destacarse que los ingresos de la unidad de banca de inversión no copaban las expectativas. Por su parte, las ganancias de Wells Fargo aumentaban hasta 5.530 mill. $ (6% trim.), pero el reconocimiento de una multa por valor de 1 mm. $ lastraba su acción en más de un 3%. Finalmente, la acción de Citigroup también se sumaba a las caídas, después de conocerse que ganó 4.620 mill. $ (12% trim.).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.