Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 23 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 06 de agosto de 2018 08:15

Italia y el freno del crecimiento europeo siguen sobre la mesa y se unen al enfrentamiento entre EEUU y China

Intermoney | En pleno periodo estival y con una menor liquidez en los mercados, la incertidumbre global no provendrá únicamente de la guerra comercial, sino que también destacarán otros agentes. En Europa, Italia centra las preocupaciones en el ámbito político y por la situación de su sistema financiero. En el terreno emergente, las miradas continúan puestas sobre China y Turquía. 

 

La temporada de resultados encara su etapa final en EEUU a la sombra de unas sólidas cifras de Apple que sirvieron para atajar las dudas generadas por Facebook y Twitter en el sector tecnológico. De hecho, las positivas perspectivas ofrecidas por Apple le servían para ser la primera compañía estadounidense en alcanzar una capitalización de 1 billón $, si bien en la pasada temporada no todo era el sector tecnológico aunque era el gran protagonista.

 

El beneficio ajustado por acción del S&P500 aumentaba un 24,5% en el 2tr18 y esto, a su vez, suponía mejorar en un 4,44% las expectativas del consenso de Bloomberg, de acuerdo con los datos de las 398 compañías que habían publicado sus cifras al término de la jornada del 2 de agosto. Luego, el grueso de las compañías clave de EEUU ya ha publicado sus cifras y han dado forma a una temporada de resultados de sesgo positivo, facilitando la transición de muchos inversores estadounidenses hacia el modo vacacional.

 

El modo vacacional tiene una principal característica, como hemos apuntado en los últimos días, y es que la liquidez en los mercados se verá restringida y lo hará en un entorno donde existen riesgos visibles. Por lo tanto, desde la perspectiva estadounidense, la opción de cobijarse durante el mes de agosto en activos nacionales vuelve a cobrar interés, sobre todo, cuando las letras a 1 mes y 3 meses reportan un rendimiento del 1,88% y 1,99%, respectivamente, frente a por ejemplo la rentabilidad por dividendo a 12 meses del 1,83% del S&P500. Esta situación juega a favor de flujos desde el resto del mundo hacia EEUU y esto beneficiará a la cotización del dólar en el corto plazo.

 

El problema es que esta situación puede verse desvirtuada por la convivencia con otras cuestiones que pueden causar ruido adicional en el escenario estadounidense, en especial, la cercanía cada vez mayor de las elecciones de mitad de mandato en EEUU. Estas tendrán lugar el 6 de noviembre, es decir, en menos de 100 días y en las que se renovará la totalidad del Congreso de los EEUU (435 representantes) y 35 de los 100 puestos en el Senado. A día de hoy, los republicanos cuentan con mayoría en ambas cámaras con 51 senadores y 236 congresistas.

 

De cara a la cita electoral expuesta, empieza a trabajarse con escenarios tales como que los demócratas recuperen el poder en una de las cámaras y supongan un importante obstáculo a la desregulación abanderada por Trump y que, después de su foco en el comercio, debería ser la protagonista en la segunda mitad del mandato. Esta sería la cuestión que realmente sería la interesante desde la perspectiva de los mercados, a pesar de que asistiremos a otros aspectos en clave más política que pueden emborronar el escenario de aquí a principios de noviembre.

 

Entre los anteriores aspectos, se enclavaría la potencial interferencia rusa en la cita electoral y los movimientos de algunos republicanos y demócratas para promover una legislación que reduzca el riesgo respecto a que Donald Trump apueste por la salida de EEUU de la OTAN, al tiempo que abogan por nuevas sanciones a Rusia en medio de los temores de interferencia en la cita electoral. Entre todas las potenciales sanciones, la más interesante desde el punto de vista inversor son las que apuntan a dificultar la colaboración el sector de los hidrocarburos y, sobre todo, la propuesta de prohibir a los ciudadanos estadounidenses la compra de deuda soberana rusa. Una posibilidad con gran poder desestabilizador ya que los extranjeros poseen cerca de la cuarta parte de la deuda rusa, teniendo un peso importante los estadounidenses. De hecho, desde Citigroup ya han calculado que esta medida podría traducirse en una depreciación del 5% del rublo, el cual desde finales de marzo cede algo más del 10% frente al dólar.

 

No obstante, las anteriores cuestiones creemos que jugarán un papel más importante a partir del verano, estando ahora ante un movimiento de los inversores estadounidenses en busca de resguardo durante las vacaciones ante los riesgos de fondo existentes. En Europa, las últimas cifras de actividad han resultado decepcionantes al arrojar el freno del crecimiento en la UEM hasta 0,3% trim. en el 2tr18 frente a las expectativas de un crecimiento moderado pero en línea con el potencial, al tiempo que la alargada sombra italiana sigue presente. La posibilidad respecto a que Fitch ajuste su nota del país transalpino o, cuanto menos, la matice el próximo 31 de agosto resulta bastante real.

 

 

La tercera economía de la zona euro afronta un futuro desafiante ya que los planes gubernamentales para implementar una política fiscal expansiva conviven con la realidad de unas cuentas públicas sin margen para ello y el anémico crecimiento de la economía. Respecto al primer punto, el viernes tenía lugar una reunión preliminar del gabinete italiano para abordar los presupuestos de 2019 con dos cuestiones sobre la mesa: el recorte de impuestos y la reforma de las pensiones.

 

Las diferencias filtradas en el seno de la colación gobernante habían alimentado las tensiones en la deuda italiana durante la jornada del jueves, manteniéndose las ventas en la sesión del viernes que llevaban al 2 años por encima del 1%. El M5S y La Liga descartan la aplicación inmediata del conjunto de medidas prometidas, pero sí existe un compromiso claro con su implantación progresiva y el líder de La Liga adelanta en 2019 “los primeros pasos hacia la tarifa plana fiscal y un cambio radical del sistema de pensiones”.

 

La cita en Roma se saldaba sin un comunicado oficial, pero con el Primer Ministro confirmando que se ha decidido la planificación económica y financiera que se presentará en septiembre. El problema es que se especula con que las primeras medidas a implantar supondrían un esfuerzo de 22 mm. € que sumarían al déficit +1,2 p.p en términos de PIB.

 

En otras palabras, existen motivos para que Italia de aquí al otoño nos de nuevos motivos para la inquietud, sobre todo, cuando la actividad en el país no acaba de hacerlo como nos gustaría. En el 2tr18, el PIB transalpino creció sólo un 0,2% trim. y, lo que es peor, las autoridades estadísticas italianas han adelantado que el crecimiento económico podría debilitarse en los próximos meses. De forma exacta, desde el ISTAT se apuntaba que su indicador líder compuesto “continuó disminuyendo”, al igual que lo ha hecho a lo largo de este año, lo que “significa la continuidad de la actual fase de desaceleración del crecimiento económico”.

 

A la sombra de lo expuesto, existe un gran damnificado que los inversores seguirán muy de cerca: la banca italiana. La mencionada banca ha sido una de la gran damnificada de la sequía de crecimiento, pero ahora lo está siendo de los problemas en la deuda soberana transalpina. De acuerdo, con los últimos datos del Banco de Italia, el pasado mayo la banca del país atesoraba 360.705 mill. € en títulos de las administraciones públicas, de los cuales 353.088 mill. se correspondían con emisiones estatales. Luego, su exposición seguía siendo muy elevada a la deuda pública italiana y, de hecho, en las cuentas del 2tr18 la banca transalpina ya ha empezado a informar del deterioro de estas posiciones. Por ejemplo, el viernes, Monte dei Paschi di Siena sufría en bolsa al reconocer que el deterioro de la cartera de deuda había ayudado para explicar el descenso del ratio Common Equity Tier 1 hasta 13% frente al 14,4% del pasado marzo.

 

Los problemas en Italia y el freno del crecimiento europeo “siguen sobre la mesa”, uniéndose al enfrentamiento comercial entre EEUU y China que escribía un nuevo capítulo. Las autoridades chinas respondían a la posibilidad de que la Casa Blanca aumente los aranceles desde el 10% hasta el 25% a productos chinos por valor de 200 mm. $, anunciando que implementarán nuevos aranceles de entre 5% y el 25% a productos estadounidenses que suman 60 mm. $, en caso de tomar forma las amenazas americanas. Entre estos bienes se encontrarían los aviones, el gas natural licuado y otros productos agrícolas como la soja.

 

La estrategia de “acción-reacción” en el choque comercial entre EEUU y China continúa tomando fuerza, situación que podría agravarse hasta las elecciones de mitad de mandato al ser una buena baza electoral para Trump. En paralelo, las presiones sobre el yuan continúan y su depreciación frente al dólar amenaza en convertirse en uno de los quebraderos de cabeza este verano. La divisa china tocaba 6,89 frente al dólar y los rumores respecto a la actuación de los grandes bancos estatales vendiendo dólares cobraban fuerza, lo cual explicaría que la moneda acabase cediendo mejorando hasta 6,83 frente al billete verde.

 

El yuan ya toca niveles sensibles y lo está haciendo, además, de forma bastante rápida, coincidiendo con la ultra-actividad de las autoridades del gigante asiático para anunciar medidas de estímulo, lo cual puede generar una sensación de inquietud mayor al poder generar la impresión de que las debilidades son mayores de lo percibido. De hecho, un cuerpo gubernamental de alto nivel, el Consejo de Estado de Estabilidad Financiera y Comisión Desarrollo (FSDC por sus siglas en inglés) abogaba por equilibrar el crecimiento económico con la prevención de riesgos, mientras que el vicepresidente chino que comanda el Consejo apostaba por prestar mayor atención a la transmisión de la política monetaria para respaldar a la economía real.

 

Las llamadas oficiales para apoyar el crecimiento en China, además de la corriente al alza que pide un proceso de desapalancamiento más amable para la actividad, pueden acabar por generar una indeseada imagen de problemas al alza ante el deterioro del yuan. De momento, la siguiente prueba la tendremos en los próximos días, después del comportamiento a la baja de los PMIs del gigante asiático. Este lunes, tendremos datos de la cuenta corriente del 2tr18 y, en caso de asistir a sorpresas negativas, podríamos asistir a un peligroso golpe para el yuan, sobre todo, después de que en el 1tr18 este dato reflejase un déficit de -34,1 mm. $ que suponía un dato excepcional al tenernos que remontar hasta el 2tr01 pasa asistir a otra cifra negativa (-896 mill. $).

 

En caso de asistir a otro dato deficitario la inquietud hacia China podría aumentar, sobre todo, si el ajuste de las reservas internacionales se torna mayor de lo esperado. De momento, el consenso de Bloomberg apunta a que se situarán en 3.107 mm. $ en julio frente a los valores de 3.112 mm. $ del mes anterior. Por lo tanto, en nuestra opinión, los datos de cuenta corriente y reservas internacionales podrían llegar a ser más importantes que los de balanza comercial de julio en China, los cuales se esperan que arrojen la moderación del crecimiento de las exportaciones en dólares hasta el 10% a. Un comportamiento que vendrá a alimentar ciertas inquietudes.

 

Los datos pueden alimentar los temores hacia China en los próximos días en un escenario en el que la situación de otros emergentes como Turquía genera una inquietud lógica. De momento, el índice Morningstar Emerging Markets High Yield ya muestra que la recuperación desde los mínimos de junio se ha frenado.

 

Luego, deberemos estar atentos a la situación en Europa y los emergentes, mientras que en EEUU las noticias siguen siendo positivas. La economía estadounidense crecía un 4,1% trim. a. en el 2tr18 y las perspectivas para el presente trimestre continúan siendo positivas, pues hasta los datos que pueden parecer peores de lo esperado no lo son. Este era el caso de las nóminas no agrícolas en julio que aumentaban en 157.000 frente a las 193.000 esperadas por el consenso; diferencia que era más que compensada por la revisión al alza de los datos anteriores que reflejaban 59.000 empleos más de los anteriormente estimados. En otras palabras, en conjunto, el número de nóminas es mayor de lo previsto por el mercado.

 

La evolución del mercado laboral en EEUU sigue siendo francamente positiva, especialmente, si tenemos en cuenta que estamos en una situación de pleno empleo. La tasa de paro se sitúa en el 3,9% y el subempleo ha caído hasta el 7,5% (el mejor dato desde principios de 2001), al tiempo que la población activa se sitúan en máximos históricos de 162,24 mill. de personas. En conjunto, cifras muy positivas cuyo único punto disonante se encuentra en el avance de los salarios por hora trabajada que asciende al 2,7% a.

 

 

El escenario descrito nos llevaría a esperar más de los salarios, si bien el descenso de la capacidad ociosa y la realidad de unos salarios reales en términos negativos nos llevan a esperar más de los mismos en un futuro. En el segundo caso, las tasas negativas pueden derivar en una mayor beligerancia en las peticiones salariales de los trabajadores, facilitada por un entorno con 6,6 mill. de puestos de trabajo disponibles de acuerdo con lo apuntado por la encuesta JOLTS en mayo. El próximo martes, conoceremos los datos JOLTS de julio y esperamos otro buen registro.

 

Luego, los salarios acabarán por responder al escenario más pronto que tarde y retroalimentarán la inflación, la cual escalará el viernes en EEUU hasta el 3,0% a. de acuerdo con los registros de julio. Un dato muy influenciado por las alzas de la energía, pero también del avance de los precios de los servicios excluidas actividades energéticas (3,1% a. en junio) que darán forma a la estabilidad del IPC subyacente en 2,3% a. De forma que los datos siguen apoyando la estrategia de la Fed que, hace unos días, articulaba un tono positivo hacia la economía estadounidense que resultaba acorde con una nueva subida de tipos en septiembre (+25 p.b) y un paso final en el ajuste del balance.

 

En clave americana, no todo será el comercio (la balanza revelaba el incremento del déficit hasta -46,3 mm. $ en junio), aunque este ocupará un lugar destacado en los titulares, como también ocurrirá en Europa. El martes, la balanza comercial germana de junio reflejará (en términos ajustados de estacionalidad) un ligero descenso de las exportaciones que no las apartará de la zona de máximos, después de su buen comportamiento en mayo. No obstante, este dato se verá flanqueado por la lógica normalización de las órdenes y producción industrial en el mismo mes de junio, pudiendo ser utilizados para dar forma a una situación de ruido pasajero en junio.

 

Más allá de Alemania, las cifras de producción industrial en España y Francia o la balanza comercial en Italia no causarán gran interés, contrastando con la pequeña avalancha de datos en el Reino Unido en la jornada del viernes. Entre estos, se encontrará la primera estimación del PIB del 2tr18 que revelará su aceleración hasta 0,4% trim., confirmando que el inicio del año se vio complicado por el mal tiempo. De hecho, un sector muy afectado por la climatología como la construcción, reafirmará el mismo viernes su recuperación en el pasado trimestre al estabilizarse en junio después de crecer un 2,9% m. en mayo. Así, el patito feo británico serán las modestas cifras industriales (si tomamos perspectiva) que siguen afrontando un escenario desafiante en los próximos meses, pues como indicaba el gobernador del BoE: la posibilidad de no asistir a un acuerdo respecto al “Brexit” es incómodamente alta.

 

Finalmente, solo nos quedar recordar que a finales de la próxima semana asistiremos a la estimación preliminar del PIB de Japón del 2tr18, la cual mostrará su recuperación con un avance del 1,4% trim. a. que no dejará de dibujar un escenario de actividad modesta en relación con el esfuerzo realizado para relanzar la economía.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.