Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 26 de mayo de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 30 de enero de 2019 07:15

Los mercados celebran que las cifras de las empresas sean menos negativas de lo esperado

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | En una sesión que se puede catalogar como de transición, los principales índices bursátiles europeos cerraron con avances, en una jornada en la que la actividad en los mercados volvió a ser muy reducida.

 

 

 

Quizás lo más destacable fue el fuerte repunte del precio del crudo, variable que, tras haber experimentado la sesión precedente su mayor descenso en un día en lo que va de año, repuntó con fuerza por el temor de los inversores a que las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela pudieran dejar el mercado desabastecido, algo que, dados los niveles actuales de producción, vemos complicado. De este modo, los valores del sector energético fueron de los más destacados al cierre de una jornada en la que también mantuvieron un buen tono las utilidades y las inmobiliarias patrimonialistas. Por el contrario, el sector del automóvil y el tecnológico siguieron presionados por segundo día de forma consecutiva.

 

La sesión en Wall Street, por su parte, estuvo muy condicionada por los resultados empresariales que se fueron conociendo a lo largo del día. Así, siguió la presión sobre los tecnológicos, mientras que los de corte industrial y los relacionados con las materias primas fueron los que mejor lo hicieron durante la sesión junto con los energéticos. Cabe mencionar que la reacción de los inversores a las cifras publicadas por las compañías está siendo en general positiva, incluso, como en el caso de la compañía industrial 3M, cuando las empresas revisan a sus estimaciones a la baja. Algo parecido sucedió ayer, ya con Wall Street cerrado, cuando Apple dio a conocer sus cifras y revisó ligeramente a la baja sus expectativas de ventas para el presente trimestre; en principio lo normal hubiera sido que sus acciones fueran castigadas en operaciones fuera de hora, pero, sin embargo, subieron casi un 6%. Todo parece indicar que el mercado había situado el listón muy bajo y está celebrando que las cifras y las expectativas que transmiten las empresas no son tan negativas como esperaba.

 

Por lo demás, comentar que ayer se publicó el índice de confianza de los consumidores de enero en Estados Unidos, índice que descendió con fuerza, lastrado por el componente de expectativas. Todo parece indicar que el cierre del gobierno Federal y la volatilidad experimentada por los mercados en diciembre ha pasado factura a la confianza de unos consumidores que, aunque siguen mostrándose satisfechos con la situación actual de la economía, se muestran inquietos sobre su devenir. Al ser este un índice adelantado de consumo privado, cualquier deterioro futuro del mismo podría apuntar a una desaceleración mayor de lo esperado de la economía estadounidense. No obstante, es posible que tras la apertura del gobierno Federal y la recuperación de las bolsas, los consumidores mejoren sus expectativas sobre el devenir de la economía de Estados Unidos en los próximos meses. Habrá que estar atentos a ello.

 

Hoy, y, para empezar, los mercados europeos deberán digerir todo lo acontecido ayer en el Parlamento británico, en el que la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, logró su objetivo de ganar tiempo, aunque no creemos que le vaya a servir de mucho. May pretende renegociar con la UE algunos aspectos del acuerdo que alcanzó con sus socios hace unos meses, concretamente lo referente a la frontera entre Irlanda y el Ulster. No obstante, la UE ya le ha transmitido por activa y por pasiva que no renegociará una coma del mencionado acuerdo, por lo que el Brexit vuelve a estar en el limbo, más aún después de que el Parlamento aprobara una enmienda por la que rechaza un Brexit sin acuerdo. La libra, que en un primer momento cedió terreno, se muestra estable esta madrugada, quizás porque el peor de los escenarios, un brexit duro, parece estar descartado.

 

No obstante, la jornada tiene más citas relevantes. Así, a una agenda macro intensa, en la que destaca la publicación en la Zona Euro de los índices de confianza sectoriales de enero y en Estados Unidos de la primera estimación del PIB del 4T2018, se une una batería de resultados empresariales trimestrales. En Europa, entre otras compañías, publican sus cifras el Santander (SAN) –en general sus resultados han estado algo por encima de lo esperado–, Siemens, Volvo y Novartis, mientras que en Wall Street lo hacen AT&T, Facebook, McDonald’s, Microsoft, Tesla, Boeing y Visa, un elenco de grandes compañías pertenecientes a múltiples sectores. Pero quizás la cita más relevante del día sea la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC) que finaliza esta tarde. Además del habitual comunicado los inversores podrán escuchar al presidente de la Fed, Powell, que intervendrá en una rueda de prensa al término de la reunión del Comité. En principio, los inversores estarán muy pendientes de lo que Powell diga sobre el estado de la economía estadounidenses y sus expectativas sobre la misma –es factible que hable del impacto del cierre del gobierno Federal– y, sobre todo, de qué planes tiene el FOMC en relación al balance de la Fed: si va a seguir con el proceso de reducción del mismo al ritmo que lo viene haciendo o si se va a replantear esta estrategia por el impacto que pudiera tener en los mercados. En este sentido, cabe recordar que algunos analistas achacaron la reciente volatilidad de los mercados de bonos y de renta variable a “la agresividad” con la que la Fed estaba llevando a cabo este proceso.

 

Para empezar, esperamos que las bolsas europeas abran entre plana y ligeramente a la baja, con los inversores a la espera de lo que diga el banco central estadounidense esta tarde. Además, habrá que estar muy atentos al reinicio hoy de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China. En principio, todo parece indicar que ambas partes están interesadas en alcanzar un acuerdo. Ahora sólo falta saber hasta dónde están dispuestas a ceder para lograrlo.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.