Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 26 de mayo de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 27 de febrero de 2019 00:00

La Fed considera 'razonable' que las reservas bancarias se sitúen en la cifra de 1 billón de dólares más un colchón

Intermoney | El futuro del balance de la Reserva Federal es la gran cuestión desde la perspectiva de la política monetaria estadounidense y, ayer, Powell en su intervención ante el Senado daba la gran clave a este respecto cuando consideraba “razonable” que las reservas bancarias se sitúen en la cifra de 1 billón de dólares más un colchón.

 

 

Una cuestión que no es baladí, dado que la demanda de los pasivos de la Fed será lo que marque hasta qué punto se ajustará el balance de la institución y la demanda de las mencionadas reservas bancarias es el aspecto que mayor debate está causando, dado que está sometida a un elevado grado de incertidumbre.

 

Los miembros de la Reserva Federal ya habían asumido que el futuro de las reservas pasa por unos niveles superiores a los considerados eficientes para articular la política monetaria que consideran adecuada. De hecho, Powell ante el Senado apuntaba en esta dirección, aunque no lo pareciese, cuando señalaba que el adecuado uso de sus tipos administrados en un entorno de destacado suministro de reservas, evitará que sea necesaria una gestión activa de dichas reservas. Una forma compleja de justificar que en la Fed se convivirá con una cifra de reservas bancarias mayor de lo que gustaría y, sobre todo, de lo que se estimó meses atrás. No obstante, desde la perspectiva de los mercados, lo importante es cuál será ese nivel y no resulta descabellado que la suma del mencionado billón y un colchón pueda traducirse en una cifra cercana a los 1.200 mm. $.

 

La anterior cifra supondría la reducción de las actuales reservas bancarias en algo más de 400 mm. $, si bien lo más importante es que encajaría con el actual proceso de reducción del balance de la Fed que debería llevarlo hasta cerca de los 3,6 billones de dólares al finalizar 2019. Luego, parece que no resulta descabellado trabajar con esta referencia que defendíamos en nuestro último informe semanal, si bien debemos reconocer que dicha cifra sería acorde con el ajuste máximo del balance ya que éste se encontrará subyugado a la “evolución económica y financiera”.

 

En cuanto a los tipos, los comentarios de Powell no deparaban novedades ya que incidían en el enfoque paciente antes de dar cualquier nuevo paso, al tiempo que vinculaba su evolución a los datos en un contexto en el que la Fed tampoco será ajena al comportamiento de la economía y los mercados globales.

 

Como podemos observar, sin novedades mientras que el discurso respecto a los tipos neutrales se tornaba más difuso. De hecho, a este respecto, Powell remitía al informe que acompañaba a su intervención y que recoge cinco reglas de política monetaria cuyos valores extremos eran acordes con cifras nominales próximas al 0,5% y al 4%. Luego, en base a estas referencias y sabedores de la tendencia de la Fed a sentirse cómoda con el rango medio de estas reglas, la tan traída paciencia con los tipos atesoraría un importante aval ya que actualmente se sitúan en 2,25-2,5%.

 

Los puntos que realmente nos interesan en clave de la Reserva Federal, directa o indirectamente, ya eran tratados ayer y esto resta importancia a la intervención de hoy de Powell en el Congreso. De hecho, seguramente, los titulares se centren en su análisis del escenario económico de Estados Unidos, el cual ayer parecía plantear los riesgos como algo externo a la realidad del país ya que Powell incidió en el empeoramiento de las condiciones financieras, el freno de la actividad en China y Europa y la incertidumbre emanada de ciertas cuestiones políticas como el Brexit o el desarrollo de las negociaciones comerciales.

 

Los anteriores riesgos, en opinión del propio presidente de la Fed, demandan el mantenimiento de una actitud vigilante y refuerzan la actitud prudente de la autoridad monetaria estadounidense, a pesar de las saludables condiciones económicas y las favorables perspectivas. Como apuntábamos, Powell parecía querer transmitir la imagen de un escenario en el que los riesgos a corto plazo provienen de fuera, mientras en Estados Unidos se asiste a una simple moderación de la actividad: “En líneas generales, espero que la actividad económica se expanda a un ritmo sólido, aunque algo menor al de 2018, y que el mercado laboral se mantenga fuerte”.

 

En cuanto al largo plazo, la lista de riesgos cambiaba y tenía una lectura más nacional al subrayarse los desafíos para el avance de la productividad, lo insostenible de la deuda pública en Estados Unidos o el descenso de las tasas de actividad. No obstante, a este último respecto, se señalaba el reciente incremento de la tasa de actividad entre las personas de 25 a 54 años en un contexto donde se perciben “síntomas de mayores incrementos salariales”.

 

En suma, los mensajes relatados serán repetidos hoy por Powell en un contexto en el que la favorable sintonía comercial entre Estados Unidos y China ya está más que descontada por los mercados, mientras que el escenario de enquistamiento del Brexit tampoco genera grandes sorpresas.

 

En otras palabras, los grandes catalizadores de los mercados durante las últimas semanas pierden fuerza sin que las referencias de la jornada en forma de indicadores se tornen en novedosas, jugando a favor de movimientos comedidos en las bolsas. De hecho, las confianzas de la Comisión Europea para la UEM confirmarán la ligera mejora de la relativa a los consumidores, mientras que el estado de ánimo del empresariado de los servicios se mostrará resistente contrastando con la clara senda a la baja de los industriales. Mientras tanto, en Estados Unidos el dato final de órdenes de bienes duraderos de diciembre confirmará su avance de 1,2% m. y su debilidad excluido el equipo de transporte, al tiempo que el máximo interés de la balanza comercial de diciembre estribará en cuál deberá ser el esfuerzo de China para equilibrar su comercio de bienes con la mayor economía del mundo.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.