Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 26 de mayo de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 01 de marzo de 2019 10:00

Las subidas en Bolsa no se corresponden con los indicadores macro, ¿nuevos contratiempos?

Hans-Jörg Naumer (Allianz GI) | Las últimas semanas no podrían haber sido mejores para los mercados de acciones. Una vez que los mercados se hicieron a la idea de que, al menos de momento, la política monetaria del banco central estadounidense iba a ser más acomodaticia, la tendencia consolidó su escalada ascendente.

 

 

El retroceso de diciembre está casi olvidado. La apetencia de riesgo se ha incrementado, no solo gracias a la perspectiva de un «arreglo» en el enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China, sino también por las esperanzas fundadas de que en Estados Unidos no se repita un «cierre de la administración» que vuelva a dejar en la calle a los empleados públicos a causa de las desavenencias presupuestarias. Es algo comprensible. Cuando se disipan las incertidumbres y puede planificarse mejor, resulta más fácil invertir. Y precisamente en el actual contexto económico los inversores son muy bien recibidos, dado que en las últimas semanas los indicadores de coyuntura se han mostrado algo más débiles. Es probable que en las próximas semanas el debilitamiento del impulso económico se haga más evidente. En este sentido, cabe añadir que la temporada de anuncios de resultados empresariales ha sido bastante desigual, y que los analistas han revisado a la baja sus expectativas de beneficios para los próximos 12 meses.

 

Aunque la ralentización del crecimiento de la oferta monetaria global apunta a que en este año se producirá una cierta desaceleración económica, se trata por otra parte de los primeros indicios de estabilización. También en Estados Unidos se han debilitado últimamente los indicadores económicos. No se debe olvidar que los riesgos geopolíticos no han desaparecido. El Brexit está entrando en su fase más decisiva. Se acercan las elecciones europeas, con poca claridad en cuanto a la configuración de mayorías, y entre tanto aumenta la probabilidad de que se vea rebajada la calificación de solvencia de Italia.

 

En España habrá elecciones anticipadas en abril, que supondrán la tercera llamada a las urnas en los últimos cuatro años. Con un panorama político muy fragmentado, el resultado de las elecciones se presenta muy abierto, con un alto riesgo de que se forme nuevamente un gobierno minoritario e inestable. También es cierto que, al contrario de Italia, hay grandes probabilidades de que llegue al gobierno una coalición de partidos no populistas. La perspectiva de una alianza conservadora-liberal podría ser bien acogida por los mercados.

 

El repunte en las últimas semanas ha sorprendido por su intensidad. Esto no se corresponde con los indicadores económicos, lo cual incrementa el riesgo de nuevos contratiempos en el mercado.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.