Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 24 de noviembre de 2017

Intermoney | El saldo de la reunión del BCE dejaba claro que la brusquedad está fuera de la agenda y su generosidad todavía durará mucho tiempo. Los postulados más duros seguían siendo minoritarios en la entidad y los mercados se quedaban con un escenario en el que los tipos permanecerán bajos durante mucho tiempo en la UEM, mientras que la combinación de la continuidad de las compras netas de activos (aunque a un menor ritmo) con las reinversiones de la cartera, se consideraba más que suficiente para mantener las presiones en los próximos meses.

 

 

De manera que el apetito comprador llevaba la rentabilidad de los títulos alemanes a 10 años a caer -6,6 p.b (0,415%) y a sus homólogos español y galo a ceder -10,9 p.b (1,537%) y -6,0 p.b (0,823%), respectivamente.

 

La anterior inercia compradora podría prolongarse a la mañana del viernes ante la ausencia de referencias de calado en la zona euro. En clave de Bolsas, la percepción de una prolongada generosidad de la política monetaria en la zona euro se entremezclaba con las noticias políticas en España facilitando el avance del Eurostoxx50 en un +1,27% (3.637), mientras que el Ibex 35 era el selectivo que más se revalorizaba, al hacerlo en un +1,92% (10.347).

 

Sin embargo, no todo era el BCE y las referencias políticas ya que asistíamos a una jornada con múltiples resultados empresariales. En España, conocíamos que el Banco Santander obtenía un beneficio neto de 5.077 millones de euros hasta septiembre (+10%), a pesar de destinar 515 millones de euros a cargos extraordinarios. También publicaba sus cifras Telefónica, que revelaban un beneficio neto de 2.439 millones de euros (+9,6%) en los nueve primeros meses del año. Unas cifras a las que se sumaban las de Mapfre, Bankinter, Dia y una auténtica avalancha de resultados a escala europea, entre los que sobresalían los de Deutsche Bank. En el tercer trimestre de 2017, el banco alemán revelaba un beneficio de 649 millones de euros frente a los 281 millones de euros previstos por el consenso de Reuters y los 278 millones de euros del mismo periodo del año pasado.

 

En la jornada de hoy, los beneficios empresariales seguirán siendo un gran punto de interés para los inversores, aunque competirán con la publicación de la primera estimación del PIB de Estados Unidos del tercer trimestre de 2017. La solidez de la economía estadounidense está fuera de dudas y los datos, a lo largo de la semana, así lo recordaban. El miércoles, el fuerte avance de las órdenes de bienes duraderos y, en particular el buen comportamiento de los embarques, que aumentaban un +10,6% trim. a., permitían adelantar la sobresaliente aportación al PIB de la inversión en bienes de equipo. Así, esta partida permitirá compensar el drenaje de la inversión destinada al sector residencial, sobre todo, debido a que dicho drenaje será menor que el del segundo trimestre.

 

La mayor aportación de la inversión permitirá compensar el freno del consumo estadounidense. Las distorsiones introducidas por los huracanes y plasmadas en un peor desempeño del empleo durante parte del trimestre, marcarán el gasto de las familias. Así, el crecimiento estadounidense frenará hasta 2,4% trim. a. en el tercer trimestre de 2017 aunque los datos preliminares de la balanza comercial de septiembre apuntan el aporte positivo de la demanda externa. Dichos datos, en el día de ayer, sólo nos informaban desde el punto de vista del comercio de bienes, arrojando un avance del 1,15% trim. de las exportaciones y un retroceso del -0,28% trim. de las importaciones. Una diferencia favorable a las primeras que se mantenía aun ajustando este dato por el efecto de los precios.

 

No obstante, en plenas negociaciones comerciales de Estados Unidos, en ciertos ámbitos, parece mandar simplemente el saldo entre importaciones y exportaciones y este empeoraba en septiembre hasta arrojar un déficit de -64,13 mm. $. Esta cifra era resultado del avance nominal del 0,7% m. de las exportaciones, a pesar del retroceso en los bienes de capital y de consumo, y del incremento de las importaciones (+0,9% m.).

 

En clave europea, antes de dejar atrás la agenda del BCE, se imponía hacer un repaso a las últimas cifras de los agregados monetarios de septiembre en la UEM. La M3 aceleraba ligeramente hasta +5,1% a. y sus contrapartidas de crédito (ajustadas) revelaban la ligera aceleración de los préstamos a las empresas no financieras (+2,5% a.), y el avance estable de los destinados a los hogares (+2,7% a.). Dejando a un lado las citas de ayer con nuestro banco central, el interés se centraba en España y no sólo por cuestiones políticas.

 

Las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre apuntaban que la senda a la baja de la tasa de paro continuaba siendo sólida al ceder hasta 16,38%. Un buen dato que se apoyaba en el descenso del número de parados en 182.600 personas en el trimestre y 589.100 en los últimos doce meses (-13,63% a.) hasta dejar su total en 3.731.700 personas. Unas cifras que, aunque positivas, no sirven para describir adecuadamente el momento real del mercado laboral, debiéndonos centrar en el comportamiento de los ocupados.

 

El número de ocupados repuntaba en 521.700 personas en el último año, manteniéndose su ritmo de avance en niveles de 2,8% a. después del bache vivido en el paso del año. Así, el número total de empleados alcanzaba los 19.049.200 pero todavía se mantenía lejos de los máximos del 3tr07, cuando se alcanzaron los 20.753.400 ocupados. Luego, las cifras de empleo eran positivas e imponían el examen de la calidad de los puestos de trabajo creados. Desgraciadamente, en base a promedios de 12 meses con el fin de eliminar el ruido del verano, la realidad apuntaba un nuevo incremento de la temporalidad hasta 26,6%, mientras que el porcentaje de las personas empleadas a tiempo parcial se estabilizaba en cifras de 17,8%, aunque muchas permanecen en esta situación de forma indeseada.

 

En cuanto a la población activa, era obligado tomar perspectiva más allá del trimestre y centrarnos en las tasas de variación interanuales, las cuales revelaban la continuidad de los descensos. En el tercer trimestre, los activos caían en un -0,3% a. (-67.400 personas) y se situaban en 22.780.900 frente a los máximos de 23.491.900 de 2012. En suma, cifras agridulces al contrastar la salud del empleo con la calidad del mismo y la debilidad de la población activa. El relevo de la EPA lo recogerá las cifras de ventas minoristas de septiembre, las cuales en términos ajustados de estacionalidad debería de avanzar un +1,9% a. y recordar el comportamiento más discreto de lo esperado del consumo de bienes de nuestro país.

 

En cuanto a Asia, el yuan se movía en torno al nivel de 6,65 USDCNY después de que las autoridades expresasen su deseo de mantener básicamente estable su cotización, mientras profundizan en las reformas tendentes a un mayor papel de los mercados en la conformación de precios de la divisa. Sin embargo, más relevante era el hecho de que China parezca renunciar a los fuertes crecimientos del PIB a partir de 2021, enfocándose a su calidad y sostenibilidad a largo plazo. Al margen de China, en Japón, los datos de IPC revelaban que la inflación se mantenía en el mes de septiembre, con el índice general anclado en 0,7% a. y el subyacente en 0,2% a.

 

Finalmente, cabe hacer mención que ayer, a parte de la reunión del BCE, tenían lugar otros encuentros de política monetaria de bancos centrales de relevancia. En el caso del Riksbank, la entidad decidía mantener los tipos sin cambios a pesar de las voces que pedían una menor flexibilización cuantitativa, dadas las cifras de crecimiento suecas. Por su parte, el Norges Bank cumplía con lo esperado y mantenía el tipo de interés en 0,5%, a la espera de que la recuperación económica del país gane tracción.  

CdM | El BCE ha anunciado una reducción del programa de compra de activos (APP) en una de las reuniones más esperadas del año. Mario Draghi da así el primer paso de la retirada de estímulos monetarios: a partir de 2018 las compras de la entidad bajarán desde los 60.000 millones de euros mensuales actuales hasta 30.000 millones de euros/mes durante nueve meses.

Carax Alphavalue | El crecimiento muy satisfactorio de los beneficios en 2017 (+17% yoy) para las compañías europeas se debió en gran parte a que los bancos se recuperaron de un desastroso 2016.

José Luis M. Campuzano (AEB) | El BCE ha publicado este jueves los datos de M3 y crédito del área Euro correspondientes a septiembre. Tanto el objetivo intermedio de dinero como su principal contrapartida en términos de crédito se aceleraron en septiembre.

Robeco | Ante la actual situación de crecimiento económico en expansión y optimismo en los mercados, los bancos centrales probablemente proseguirán con la normalización gradual de sus políticas, según Kommer van Trigt, responsable del equipo macroeconómico de renta fija global de Robeco.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.