Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 16 de enero de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >

Los datos de inflación de España y Alemania que se publicaron este jueves no hacen cambiar de opinión a los analistas, al menos a los de Barclays, que siguen esperando un +0,3% en agosto, una décima más abajo que la del mes anterior.

La cifras del PIB de España se esperaban con ansiedad. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este jueves que la economía española aceleró su recuperación en el segundo trimestre del año al registrar un crecimiento del 0,6%, dos décimas superior al logrado en el primer trimestre (0,4%), gracias a la mejora del consumo y la inversión. Con este alza trimestral del PIB, la economía española ya acumula cuatro trimestres consecutivos de avances, lo que ha llevado al Gobierno a revisar al alza sus previsiones macroeconómicas hasta el 1,5% este año, tres décimas más de lo anunciado en abril, y alrededor del 2% en 2015, dos décimas más de lo calculado inicialmente.

Había expectación por comprobar este martes si el Tesoro colocaba las letras de hoy con tipo de interés negativo, algo que se está convirtiendo en la norma entre los países de la UEM. Finalmente, el Tesoro ha cerrado con éxito una emisión de letras a 3 y 9 meses al colocar 3.500 millones, el máximo previsto, y ha ofrecido a los inversores intereses próximos a cero en el papel a más corto plazo que vende el Tesoro.

La renta variable y los bonos de la periferia fueron los que más se beneficiaron del discurso de Draghi el viernes en Jackson Hole con mejoras de 20pb, 12pb y 10pb en el crédito soberano de Portugal, España e Italia (contado, 10 años), hasta nuevos mínimos históricos, y de cerca de un 2% en las bolsas de estas geografías.

Según un informe realizado por la compañía especializada en servicios de crédito y gestión de riesgo comercial Cesce, el sector de la construcción volverá a crecer el próximo año en España, en torno a un 1% en relación al año 2014, con lo que cambiará la tendencia decreciente que había mantenido durante los últimos seis años. Según Cesce, la edificación impulsará al sector, mientras que la obra civil todavía deberá tocar fondo y no se recuperará hasta 2016, cuando alcanzará un crecimiento del 3% en términos interanuales.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.