Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 21 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >

El ISM Manufacturero americano repuntó en el mes de julio se situó en 57,1, un dato que supera claramente la cifra estimada de 56,0 y el dato de 55,3 registrado en junio. La mejora de la actividad manufacturera se pone de manifiesto en prácticamente todos los componentes del indicador, especialmente en nuevos pedidos, que alcanza la mejor cifra de los últimos 12 meses, y el empleo, que avanza desde 52,8 hasta 58,2. Además, el descenso de los inventarios pone de relieve que el consumo y la inversión se están acelerando, de forma paralela a la generación de empleo en la economía americana.

Por primera vez el desempleo se sitúa por debajo de los 4,42 millones que encontró el actual Ejecutivo al iniciar la legislatura. Según datos del Ministerio de Empleo, el paro registrado baja en julio en 29.841 personas y desciende por sexto mes consecutivo. El número total de desempleados registrados se sitúa en 4.419.860. En cuanto a la naturaleza del empleo creado, destaca el crecimiento de la contratación indefinida en un 18,41%. 

El BCE publicó ayer los datos de junio de los tipos de interés aplicados en los préstamos bancarios a corporates, donde se ha reducido en 18pb el tipo de interés aplicado a los préstamos con importe de hasta €1mn para el conjunto de la EZ (hasta el 3,57%). Además, estas rebajas han sido generalizadas e incluso mayores en los tipos aplicados por los bancos periféricos: -21pb hasta el 4,3% (tipo calculado mediante una ponderación por PIB de los tipos aplicados en España, Italia, Irlanda y Portugal).

El mercado reacciona a un avance del PIB mejor de lo esperado para EEUU en 2T (+1,0% trimestral) y lo hace con una corrección en los activos bursátiles y un repunte de los tipos de interés en los principales mercados de bonos. Un movimiento que, según AFI, es indicativo de tres factores: hasta qué punto es elevada la sensibilidad de la renta fija en un momento en el que los niveles de “complacencia” en este mercado son significativos,  las dificultades que puede encontrar la renta variable para revalorizarse si empiezan a subir los tipos de interés, y la posibilidad de que, a partir de ahora, sorpresas positivas en los registros de crecimiento de EEUU no necesariamente contarán con una buena acogida entre los inversores.

Por J.J. Fdez-Figares (LINK) | Los principales índices de renta variable europeos cerraron ayer a la baja, con algunas excepciones como el caso del selectivo español Ibex-35 que finalizó con modestas subidas, y cerca de los mínimos del día. Las bolsas comenzaron el día con descensos, lastradas por las sanciones anunciadas por la UE y EEUU contra Rusia, para posteriormente recuperar el terreno perdido y mantenerse en un estrecho rango de trading, hasta que la publicación por la tarde de unas cifras de PIB estadounidense correspondientes al segundo trimestre del año (2T2014) y que fueron mucho mejor de lo esperado propiciaron un repunte de los índices. Este impulso se perdió de nuevo al decantarse los inversores por la prudencia a la espera de la publicación del comunicado del Comité de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed) –que se hizo público ya con las bolsas europeas cerradas.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.