Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 19 de noviembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >

Después de las medidas anunciadas por el BCE el pasado 5 de junio, los analistas de Bankinter han aumentado los niveles recomendados de exposición a renta variable: “subimos +5 p.p. todos los perfiles menos el agresivo que aumenta +10 p.p., quedando entre 25% y 95% (…) ”. ¿Los motivos? Se afronta un verano relativamente tranquilo donde las bolsas seguirán poniendo en precio la recuperación del ciclo en un contexto de elevada liquidez.

El consenso de analistas esperaba una cifra superior, de 16.300 millones de euros. En abril de 2013 el superávit de los países de la Eurozona había sido de 14.000 millones de euros.

Los expertos de Afi explican que la dinámica del sector inmobiliario de algunas economías vuelve a ser uno de los focos de riesgo que empieza a cobrar relevancia en el ciclo global y en el mensaje de política monetaria de algunos bancos centrales, como es el caso del Banco de Inglaterra.

UBS ha publicado una nota detallada comparando el TLTRO con el Funding for Lending del Banco de Inglaterra y el antiguo LTRO, concluyendo que es marginalmente positivo sobre todo para los bancos medianos de la periferia que verían reducidos su costes de financiación en más de 100bps en 4 años.

El impacto sobre el lending dependerá de la recuperación de la demanda de crédito. El TLTRO o targeted longer-term refinancing operations, que el BCE anunció la semana pasada para apoyar el crédito, podría ser una fuente de financiación muy atractiva para los bancos, independientemente de que se utilice o no para financiar a su vez al sector privado.

 

El acceso al TLTRO puede resultar, además, muy interesante para los bancos de la periferia europea, para quienes los costes podrían situarse entre 109-114 puntos básicos por debajo de la financiación que obtendrían de los depósitos bancarios en cuatro años, o entre 68-73 p.b durante dos años si no incrementaran el crédito privado neto.

 

Sin embargo, resulta más difícil asegurar que el TLTRO aumentará sustancialmente el crédito neto en la Eurozona. Después de todo, éste se mantiene débil (particularmente en la periferia y en el ámbito de las pymes) debido a la combinación de una oferta prolongada y de problemas de demanda que se superarán sólo de forma gradual, sin tener en cuenta los bajos costes de financiación.

 

Los analistas españoles consultados coinciden en que las perspectivas de una financiación más barata para la banca periférica son razonables. “Al final, la financiación del BCE por sí sola es superior a la que se puede conseguir conjuntamente de los mercados de capitales y del negocio de los depósitos, y esto es un incentivo para los bancos”, comenta Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4.

 

Para Daniel Pingarrón, analista de mercados de IG Markets, hay dos motivos básicos que sustentarían las previsiones de UBS: el tipo repo está ahora en el 0,25%, más bajo que cuando se aplicó en LTRO. Además, en teoría con el TLTRO se van a poner más euros en circulación.  

El IPC avanzó un+0,2% interanual en mayo, en línea con lo anunciado por la versión preliminar, dos décimas por debajo de la tasa de abril. La tasa subyacente fue de 0% yoy, situándose por debajo de previsiones. La inflación a impuestos constantes se sitúa en +0,2% yoy.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.