Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 20 de noviembre de 2017
Publicado en OPINION Lunes, 23 de octubre de 2017 00:00

Ojo a los derrumbes tras la baja volatilidad

Miguel Navasvués | Hoy la Bolsa de Estados Unidos está muy por encima de los indicadores de 1987: PER, índice en relación al PIB...

 

¿Qué fue lo que desencadenó el derrumbe es un 20% en un día? No fue un evento exógeno, sino puramente interno: una revaluación de la prima de riesgo por los agentes, que de repente se pusieron a vender, ayudados por los sistemas mecánicos establecidos de seguir vendiendo si una acción rebasaba cierto límite. El contagio a las demás Bolsas, al menos las europeas, fue inmediato. Y tiene su lógica.

 

Si los agentes de un lado del Atlántico buscan liquidez desesperadamente, la buscan en el mundo entero, hasta que la Fed se la proporcione, que fue lo que pasó: la primera experiencia "fuerte" de Greenspan, que empezó a hacerle famoso. ¿Tenemos a mano indicadores que nos permitan comparar 1987 con el presente? Para mí es fundamental el índice de volatilidad, del que dispongo sólo uno que llegue tan lejos en el pasado, pero lo reproduzco porque su mensaje es claro: después de un periodo de baja volatilidad, se desencadenan los derrumbes. Es lo que pasó en 1987, hasta que se desencadenó la tormenta, y ahora tenemos unos índices muchísimo más bajos...

 

 

Por lo tanto, no podemos regodearnos en los altos niveles actuales, cada día un récord nuevo. Esto aumenta el riesgo que ante una "normalización" de los tipos de interés, se revise la estimación de las primas de riesgo.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.