Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 22 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en OPINION Viernes, 27 de abril de 2018 00:00

La deuda como la mayor amenaza actual

Miguel Navascués | La mayor amenaza económica de hoy no es tipo de interés, ni los tipos de cambio, ni la posible guerra comercial desatada por Trump; es la deuda acumulada por los países del mundo que ha aumentado un 12% del PIB desde antes de la crisis, llegando a un total del 225% del PIB mundial. Empezando por China, pero continuando con Europa y finalizando con Estados Unidos, la amenaza de la deuda actual y futura es escalofriante.

 

Una parte de esa deuda está ahora en poder de los bancos centrales. En europa, el 42% de la deuda pública está en poder –es decir, este es acreedor de– del BCE. Dado que el total de la deuda pública en la zona euro es del 87% del PIB, el BCE tiene en su activo un 36,5% del PIB de la deuda pública.

 

Eso se debe a la política de QE, o expansión cuantitativa, por la que el BCE ha comprado esa deuda para poner dinero en manos de los poseedores. Pero la idea no era que los gobiernos siguieran endeudándose, mas la tentación ha sido irresistible. España figura con una deuda cercana al 100% del PIB (sin embargo tengo serias dudas sobre esa cifra, pues está maquillando una serie de conceptos, como anticipos y consolidaciones, que al final van a ser deuda de todos los españoles. Esa cantidad maquillada representa un 37% del PIB). Con todo, la cifra del 100% ya es preocupante.

 

Esto en lo que se refiere a la deuda pública, porque si le sumamos las deudas privadas, la cifra global es la antes mencionada del 225% del PIB mundial. Sinceramente, me parece que los bancos centrales van a disponer de muy corto recorrido para poner de nuevo en circulación la deuda que poseen, sin provocar una grave contracción económica. Suponga el lector que se añade a la deuda en circulación ese 36% de PIB que tiene el BCE.

 

Este quiere empezar a hacerlo en el último trimestre del año en curso, pero veremos a qué ritmo puede hacerlo sin causar grandes fricciones y quebrantos: aumentará la competencia con el sector privado por unos flujos de liquidez que están en contracción por decisión del los BCE & cía. Muy finos tienen que andar estos para que los tipos de interés no exploten.

 

Con estas cifras en la mano no creo que los BCE & cía deban preocuparse de liquidar su stock de deuda. No pasa nada porque se quede estancada en ellos, mientras se soluciona, el problema de la emisión excesiva. Así, los bancos ingresarían en nombre del gobierno los intereses devengados, como hasta ahora, y eso ayudaría a pagar los intereses del resto de deuda. Eso sí, los gobiernos deben hacer una política de consolidación, que hasta que no se haga, los BCE & cías tendrán muy difícil su liquidación sin provocar una contracción mundial de antología.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.