Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 18 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en OPINION Jueves, 30 de junio de 2016 18:00

Los mercados, ¿eficientes?

Miguel Navascués | Hay gente que cree todavía en la eficacia de los mercados. Cuando digo gente, digo mucha. No todos conscientemente, claro. La "avanzadilla" académica, la que teoriza sobre el tema, si lo cree conscientemente, y lo defiende militantemente. Su máximo defensor es Eugene Fama, premio Nobel de economía hace pocos años por ello. No hay más que decir que Eugene cree que la crisis financiera de 2008 fue una demostración de la eficiencia de los mercados.

 

Claro que depende a qué llames "eficiencia". En ese caso eficiencia es que los mercados siempre valoran los precios a los que cotiza la mercancía (una acción, un ABS) en equilibrio. Equilibrio no quiere decir aquí "estabilidad", sino que si X vale A y un minuto después vale A/100, es porque ha salido nueva información que ha hecho a los participantes revaluar el valor de X. Tanto A como A/100 son de equilibrio, o al menos siguen la senda que lleva al equilibrio. Infumable.

 

La crisis del 2008 es una prueba viviente de que los mercados se equivocan, y con mucha frecuencia. Otro ganador del premio Nobel -curiosamente el mismo año que Fama- fue Robert Shiller, que no cree en la eficacia de los mercados. Cree, al contrario, en la sobrevaloración o infravaloración de los mismos, porque los mercados tienden a excederse en un sentido o en otro. Una burbuja es un exceso de valoración, que no puede ser eficiente porque todo el mundo apuesta a que los precios van a subir constantemente. Eso no es eficiencia, obviamente. Cuando esa burbuja se financia con deudas crecientes por parte de los adquirentes, y de los bancos que prestan a los adquirentes, es difícil ver la racionalidad del asunto. Si encima hay intermediarios que se quitan el riesgo de encima mediante instrumentos que permiten revender sus activos a otros, con una valoración AAA, cuando el contenido es mucho menos, ¿dónde está la eficacia?

 

Para que hubiera eficacia tendría que haber información asequible, pero como decía Keynes, del futuro apenas vislumbramos, en trazos gruesos, algunas impresiones imposibles de concretar. Los modelos estadísticos de probabilidades se basan en datos del pasado que ya no son válidos en el momento presente. En realidad, esos modelos son justificaciones Ad Hoc para poder seguir un día más ganando con la especulación. Todo lo que sube baja, pero nadie sabe cuándo va a pasar.

 

Luego están los comerciales, cuyo trabajo consiste en colocar esos instrumentos a gente que no tiene ni idea, pero que ve una quimera si se endeuda al tipo de interés tan bajo que rige hoy. ¡Adelante! Pues en que los mercados son eficientes se basa tota la ideología del euro.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.