Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 23 de julio de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en IBERDROLA Jueves, 08 de marzo de 2018 00:00

Iberdrola: 2017, un año complicado a nivel operativo

Bankinter | El Ebitda homogéneo sufría una caída del 10% afectado por los bajos niveles de lluvia y viento en España, la debilidad del negocio en Reino Unido, las tormentas en Estados Unidos y la fortaleza del euro. El BNA sube (+3,7%) gracias a la aportación de plusvalías extraordinarias.

 

Tras la debilidad del 2017 y ante el previsible recorte de los ingresos regulados en España, el equipo gestor ha realizado una actualización del Plan Estratégico en la que retrasa la consecución de los objetivos de BNA (hasta 2022 desde 2020). Sin embargo, mantenemos la recomendación de Comprar por dos motivos: (i) El entorno operativo del grupo empieza a mejorar en 2018; (2) El precio de la acción ya recoge estos retrasos en el Plan Estratégico.

 

2017: Año difícil a nivel operativo con plusvalías extraordinarias

 

2017 ha sido un año complicado para Iberdrola a nivel operativo (Ebitda comparable -10%) debido a: (i) Desfavorables condiciones meteorológicas en España: sequía (-56% producción hidroeléctrica) y poco viento; (ii) Debilidad en el negocio de generación en Reino Unido (problemas de morosidad y menor demanda por un clima suave); (iii) Tormentas en Estados Unidos (coste de 109M€); (iv) Depreciación del dólar y la libra frente al euro.

 

El buen comportamiento del negocio en México, Brasil y del negocio de redes en Estados Unidos no fue suficiente para compensar estos impactos. El BNA sube un 3,7% gracias a la aportación de plusvalías extraordinarias (reforma fiscal en Estados Unidos y fusión Gamesa-Siemens). Iberdrola ha aprovechado estas plusvalías para sanear el valor de alguno de sus activos (almacenamiento de gas en Estados Unidos, activos de Brasil….) y para provisionar el coste de las medidas encaminadas a mejorar la eficiencia operativa del grupo.

 

Actualización del Plan Estratégico. Retraso en los objetivos BNA

 

Principales objetivos del Plan Estratégico 2022: Ebitda entre 11.500 y 12.000M€ (TAMI 2017-22 +7,2% en términos proforma); BNA entre 3.500 y 3.700M€ (TAMI 2017-22 +5,1%) y DPA en el entorno de 0,40 euros/acción (TAMI +4,6%). Los motores de este crecimiento son una fuerte actividad inversora en el periodo -con énfasis en redes y en renovables- y la aplicación de medidas de mejora de eficiencia operativa.

 

Las principales acciones son: (i) Crecimiento de la base de activos regulados (RAB) en de redes en un 38% hasta 40.000M€; (ii) Aumento de la capacidad de renovables y en generación regulada en 11.900GW (+34%); (v) Reducción del ratio Gasto Operativo Neto sobre Margen Bruto desde 31% hasta el 26% en 2022. Para financiar este ambicioso plan inversor (32.400M€ de capex y 4.000M€ en costes capitalizados) y la distribución de dividendos a los accionistas (12.200M€), IBE confía en generar 40.600M€ en Cash Flow en el periodo, vender activos por valor de 3.000M€ y limitar el incremento de la deuda a 5.000M€.

 

La fortaleza del euro, el previsible recorte en ingresos regulados en España y la debilidad del negocio en Reino Unido han resultado en un escenario peor que el previsto hace un año, cuando Iberdrola realizó la última actualización de su Plan Estratégico. Iberdrola ha acelerado el ritmo inversor y ha decidido llevar a cabo un plan de recorte de costes y de venta de activos para hacer frente a este escenario más adverso. Aun así, el objetivo de 3.500M€ de BNA en 2020 incluido en el Plan anterior se sitúa ahora en un rango de 3.500/3.700M€ para 2022. Además, el nuevo objetivo BNA 2022 es exigente (TAMI 2017-22 de 5,1%).

 

Recomendación Comprar. Precio Objetivo: 6,60 euros/acción

 

Tras un año 2017 complicado a nivel operativo, con un euro fuerte y la posibilidad de recortes en el negocio regulado en España, Iberdrola ha puesto en marcha un ambicioso plan de recorte de costes operativos y ha acelerado el ritmo inversor. El nuevo Plan Estratégico incluye un retraso en términos de BNA frente al Plan anterior. Sin embargo, decidimos mantener la recomendación de Comprar por dos motivos. En primer lugar porque el entorno operativo del grupo empieza a mejorar de cara a 2018. En segundo, porque tras el recorte en precio, los niveles actuales ya incorporan este retraso en los objetivos.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.