Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 18 de diciembre de 2017
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 15 de noviembre de 2017 08:30

El Ibex pierde un 10,3% desde los máximos de mayo y seguirá condicionado por la política

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Ayer, y tras un breve intento de rebote, los principales índices europeos giraron nuevamente a la baja, lastrados en esta ocasión por los valores relacionados con las materias primas y el petróleo.

 

La última batería de datos macro dada a conocer en China, en especial la referente a la producción industrial, que mostraba una ligera desaceleración del crecimiento económico de este país a comienzos del 4T2017 fue ayer “tomada a la tremenda por los inversores”, provocando el descenso tanto de los precios de los metales como de las compañías relacionadas con los mismos. Esta reacción, que suele ser recurrente, terminó por arrastrar a la baja al conjunto del mercado.

 

En ello también tuvo mucho que ver la caída del precio del crudo, la mayor en más de un mes, consecuencia del informe dado a conocer por la Agencia Internacional de la Energía (EIA), informe en el que cuestionaba la sostenibilidad de la recuperación del precio de esta materia prima y revisaba a la baja sus estimaciones de crecimiento de la demanda en los próximos años. La reacción de los valores relacionados con el crudo, especialmente de las grandes petroleras, no se hizo esperar, convirtiéndose junto a las compañías mineras y las relacionadas con los metales en verdaderos lastres para los índices.

 

Por último, señalar que el fuerte repunte del euro frente al dólar, tras publicarse en Alemania las cifras del PIB correspondiente al 3T2017, que sorprendieron al superar lo esperado por los analistas y su primera estimación –el PIB alemán creció en el trimestre analizado el 0,8% en términos trimestrales y el 2,3% en tasa interanual, por encima del 0,6% y del 2,0% que se esperaba, respectivamente–, también penalizó el comportamiento de las Bolsas europeas, y especialmente el comportamiento de los valores exportadores de la región.

 

Mención aparte merece el Ibex 35, que lleva diez sesiones de caídas consecutivas, con lo que iguala su peor racha histórica. En este periodo de tiempo el indicador ha cedido el 5,3%, siendo ayer incapaz de mantener los 10.000 puntos, nivel que no perdía desde el 4 del pasado mes de octubre. Es más, desde sus máximos de principios de mayo, el Selectivo ha cedido el 10,3%, manteniendo un comportamiento relativo mucho peor que el del resto de los principales índices bursátiles europeos, pasando además de ser el que mejor evolución tenía entonces a quedarse ahora sensiblemente rezagado.

 

Entendemos que detrás de este comportamiento está el impacto que en la confianza de los inversores ha tenido y está teniendo el conflicto institucional catalán, conflicto que, como hemos comentado, va a seguir condicionando a la Bolsa española al menos hasta la celebración de los comicios autonómico a finales de diciembre. Insistimos en que cualquier intento de rebote va a ser complicado que consolide hasta entonces.

 

Por lo demás, señalar que en Wall Street también fueron los valores relacionados con las materias primas y el petróleo los que peor comportamiento tuvieron, en una sesión en la que los principales índices cerraron en negativo. Cabe destacar que los pequeños valores fueron también muy castigados por las dudas que persisten sobre la capacidad de los Republicanos de ponerse de acuerdo para aprobar una nueva ley tributaria –las empresas pequeñas, que operan básicamente en el mercado estadounidense, saldrían muy favorecidas de reducirse la tasa impositiva desde el 35% al 20%, tal y como se recoge en el proyecto de ley–.

 

Hoy esperamos que continúe la presión sobre los valores relacionados con las materias primas y los metales dada la nueva caída que han experimentado los precios de minerales como el zinc, el níquel o el cobre esta madrugada en Asia.

 

Detrás de este comportamiento estaría el menor crecimiento en el mes de octubre de la producción industrial china, que ha sido interpretada, como suele ocurrir, como negativa para la demanda de estos productos. Así, las grandes compañías mineras angloaustralianas como BHP Billiton o Rio Tinto han sufrido fuertes descensos esta madrugada en la bolsa australiana. Además, el precio del crudo ha seguido corrigiendo esta madrugada, lastrado por la publicación ayer por parte de la API de los inventarios semanales estadounidenses de petróleo y gasolinas que crecieron muy por encima de lo esperado por los analistas. Ello propiciará nuevas caídas en los valores del sector. Todo ello nos hace apostar por una apertura a la baja de las Bolsas europeas, en una sesión en lo que más destacable será la publicación esta tarde en EEUU del IPC de octubre.

 

Ayer el índice de precios de la producción (IPP) sorprendió al alza, lo que indica que las presiones inflacionistas se están comenzando a acumular en esta economía.

 

Por último, señalar que otro de los factores que viene pesando de forma negativa en las Bolsas, las dudas sobre la capacidad del Congreso estadounidense de aprobar una nueva ley tributaria, seguirá concentrando gran parte de la atención de los inversores ya que mañana se espera que la propuesta de ley elaborada por los Republicanos en la cámara baja, la Casa de Representantes, sea votada. De no ser aprobada, y como venimos señalando desde hace días, las ventas se acelerarían en todas las bolsas mundiales. Por el contrario, su aprobación podría suponer un respiro para unos índices que se están, poco a poco, alejando de sus niveles más altos del año, en muchos casos, de sus máximos multianuales y/o históricos.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.